jueves, 14 de octubre de 2010

Romper los círculos viciosos

Hace un par de años atrás estuve bastante tiempo pensando en este tema, pero no vi entonces ninguna solución.

Los círculos viciosos no son la contracara de los círculos virtuosos. Los círculos virtuosos son altamente inestables, como estructuras resonantes de esas que estudiábamos en química en el colegio. Cualquier cosa los rompe, los corrompe, los hace hilachas y pedazos de hilachas.

En cambio los círculos viciosos son sólidos, estables, se refuerzan constantemente.

¿Por qué? Porque es más fácil crear y creer en una excusa, por una cuestión de comodidad, que buscar y sostener la verdad. Es más trabajo. Requiere mayor esfuerzo y mayores resistencias, de todos los que, en su posición de comodidad o beneficio, intentarán transformar ese círculo virtuoso en vicioso para que estemos más cómodos, todos.

Intentarán... estemos... Ellos... nosotros. Todos estamos instalados en montones de círculos viciosos, a sabiendas o ignorantes de ello.

Algunas frases que hemos oído seguramente (o tal vez dicho) que tienen que ver con los círculos viciosos:

"Yo no voy a pagar impuestos para que los funcionarios se los roben, para eso me quedo yo con la plata y la gasto bien"
"Se roban toda la plata de los impuestos, qué voy a declarar bienes personales o ganancias. Hay que ser estúpido."
"¿Para qué? Yo me rompo el lomo laburando y viene un vago que no quiere trabajar y le dan plata para que no trabaje".
"Para qué vas a pagar, después viene una moratoria".
"Yo con mi plata hago lo que quiero, si quiero acumular deuda de impuestos es problema mío."
"Yo no pago nada de ganancias, yo declaro a mis padres y a mis hijos y mi marido me declara a mí, a mis padres y a mis hijos. Pongo los gastos del auto, el seguro de vida, el seguro del auto, y todo lo que puedo. ¿A ellos les voy a dar la plata? Si igual no tienen ningún control."
"Yo no voy a hacer el único gil que no robe, si acá todos salen hechos de su función. Yo me llevo mi tajada."
"¿Qué vas a hacer? ¿Vas a denunciar? Si todos están prendidos. El fiscal, el juez, el comisario, el funcionario, el periodista. Si tu caso no es negocio para alguien, vas a ser el chivo expiatorio. Mejor abrite."
"Cómo no vas a poder seguir con el negocio, arreglás un par de inspectores, comprás IVA. Todo el mundo lo hace, sino no podés."
"Si hacés las DDJJ te llenás de inspectores".
"Si laburás en negro, ningún inspector te toca la puerta. Yo tengo todo en regla y las inspecciones me tienen loco. En cambio a dos puertas de acá hay un taller trucho, 100% negro, no existe. Todos lo saben pero como no está registrado no va ningún inspector."
"A la gente le tenés que dar lo mínimo. Si le das más, igual te hacen juicio".
"Vos le tenés que decir X, total la gente no sabe y tampoco se molestan. Si alguno llega a saber, negociás."
"Acá llamó el periodista Y amenazando que si no le daban $X sacaba tal noticia. Y me da bronca porque es mentira pero una vez que sale el daño ya está hecho."

Estas suenan a estrategias en juegos. Me refiero a lo que la Teoría de Juegos menciona como estrategias que no son más que decisiones con miras a obtener un beneficio o mitigar un riesgo (real o imaginario, adecuado o improcedente).

(Sería interesante ahondar en algún otro post, más adelante sobre la relación existente entre el pago de impuestos, compensaciones, subsidios y la teoría de juegos, pero no será en éste. En este post la idea es más general.)

¿Cómo se rompe un círculo vicioso?

Ese es el problema. Si ninguno ve el beneficio de romperlo ni percibe el riesgo de continuarlo, el círculo vicioso no se romperá. La impunidad social se asegura porque estas prácticas están tan difundidas y naturalizadas que no existe un escarmiento social real. Los individuos repiten argumentos políticamente correctos pero en mayor o menor medida refuerzan estas prácticas. Al ser en alguna medida "cómplices" y "co-autores", en última instancia, son pocos los que hacen algo por romper el círculo vicioso.

Y además están tan difundidas estas prácticas, que las personas dudan si alguna vez han estado involucrados de alguna forma. Temen entonces revelar o atestiguar por temor a salir perjudicados tangencial o inadvertidamente.

El juego se refuerza por el éxito de las estrategias de sus jugadores.

Y por el silencio precautorio de los testigos.

¿Cómo se rompería un círculo vicioso si no existiera esta resistencia? Por cualquier eslabón, en la primera oportunidad en que un actor del juego decide cambiar su estrategia. Y esto ocurre cuando algo del beneficio o el riesgo percibidos, se modifica.

Cada tanto tenemos noticias de alguien que hizo una "cámara oculta" a un coimero, o alguna catástrofe de las que Buenos Aires nos tiene acostumbrados, saca a la luz, la cadena de círculos viciosos en las que estamos entrampados. Actores, cómplices, testigos y espectadores de los efectos, cada uno, se convierte en un eslabón del círculo, de innumerables círculos que nos atraviesan en una red cuyo efecto final es la sociedad en la que estamos inmersos.

Si hacemos las mismas cosas, reforzamos los mismos círculos.

Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email