miércoles, 20 de octubre de 2010

Recetas para ir quedándose solo

(Paréntesis de los temas que vengo pensando).

Recetas para ir quedándose solo:

-Ocuparse todo el tiempo de uno mismo
-Ocuparse todo el tiempo de los demás
-Quejarse todo el tiempo
-Mostrarse feliz todo el tiempo
-Hacer propaganda todo el tiempo (política, religión, ideología, etc)
-Destruir mitos y supersticiones ajenos
-Aterrorizarse y tomar precauciones extremas por supersticiones propias
-Tener demasiado tiempo libre
-No tener tiempo libre
-Sentirse en falta todo el tiempo
-No sentirse responsable por nada todo el tiempo
-Estar pendiente de la propia apariencia todo el tiempo
-Desatender totalmente la apariencia todo el tiempo
-Ser dogmático
-No tener opinión
-Superar las expectativas de los otros (todo el tiempo)
-No alcanzar nunca a cubrir las expectativas de los otros
-Dejar todo inconcluso
-Ser incapaz de dejar algo inconcluso
-Ser totalmente fríos
-Ser invariablemente tibios
-Ser explosivo
-Ser dependiente
-Ser autosuficiente
-Exigir demasiado
-No pedir nada

No sé bien qué es la soledad. Sus noticias me llegan como algo permanente e implacable en algunos y sensaciones breves y pulsátiles en otros. Unos últimos la buscan como una redención y yo he militado alguna vez en esas breves huestes.

Es uno de los grandes males de nuestra sociedad, dicen. Imagino que la permanencia la transforma en un mal. No la soledad sino la imposibilidad de finalizarla.

Soledad como sensación. Soledad como falta de compañía. Soledad como falta de comprensión. Soledad como incomunicación. Soledad como enfrentamiento con nosotros mismos.

Soledad como silencio. Tanto al no tener nada que decir como al no haber respuesta. Soledad como ruido: tanto al no poder despegar el mensaje del fondo, como a los obstáculos para llegar al otro o percibirlo como tal. Como aislamiento.

Soledad como quietud, como inacción, como ausencia de motivo. Y soledad como movimiento, como no poder detenerse, y continuar por cualquier camino pero siempre avanzando. Y soledad como andar en círculos, o soledad como quedar detenidos siempre ante la misma puerta. Soledad como impotencia. Soledad como incapacidad.

Soledad como ausencia de respuestas, soledad como falta de entidad. Soledad como abandono, como dejar de estar al lado.

Soledad como agotamiento, como desazón y como decepción.


Soledad como sensación final cuando algo se fue de control. Soledad como pérdida.


Cualquier camino conduce a la soledad. Cualquier actitud puede ser una receta para quedarse solo.


Sentirse solo o quedarse solo. Situaciones distintas que producen sensaciones parecidas. A veces es sólo una cuestión de mirada. A veces, sólo cuestión de no ver.



Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email