viernes, 25 de noviembre de 2011

Manifiesto contra el trabajo 1.

Me topé por casualidad con este ensayo varios meses atrás. Es extenso, la traducción me resultaba difícil de seguir por momentos y además no sabía su procedencia. Algunas semanas más tarde traté de localizar alguna referencia a sus autores: el grupo Krisis, y me encontré con varias sorpresas.

Una de ellas es que tienen varios ensayos más (que iré leyendo con el transcurso de los meses) pero que cuando fue escrito éste fue el período de mayor producción del grupo. Con el tiempo hubo peleas internas entre sus miembros al punto de llegar a acusar a algunos miembros activos, de inestables emocionalmente. Los miembros apartados igualmente continuaron escribiendo aunque en este momento no tengo presentes sus trabajos (pues esta mini investigación ocurrió un par de meses atrás).

El grupo Krisis expresa una ideología anarco comunista. Y acá tengo que hacer un paréntesis.

En mi historia, acá en Argentina, mi generación tuvo que lidiar con muchos miedos y prejuicios. Sobre todo ideológicos.

De chica me quedó claro que si había algo que no debía ser era comunista. Pero del anarquismo nadie me habló. Sí supe, a través de películas y de literatura, que el anarquismo se asoció con atentados sangrientos y que sus cultores activos eran vistos (o al menos era lo que se pretendía instalar en la opinión pública), bastante raros, violentos, inestables... anormales.

La estrategia del caracol, La Patagonia Rebelde, La Fuga, Los siete locos, El agente secreto, son sólo algunos ejemplos de las auras románticas o disparatadas del anarquismo, que más tempranamente dejaron en mí alguna impresión. Luego otras notas de color, y más libros, por ejemplo, La Fe de los traidores, agregaron información más extensa aunque siempre satélite.

El trabajo de Bob Black (Abolición del trabajo) y éste del grupo Krisis, así como un par de textos de Thoreau son los únicos materiales netamente anarquistas que llegaron a mis manos.

Pero anarco comunista era mucho.

Enfrentarme a abrir mi mente superando este doble prejuicio me llevó varios meses. Y creo que estoy en condiciones de leer más detalladamente este texto y ver qué pienso o qué moviliza en mí.

Para empezar, debo reconocer que si bien fue escrito hace más de 10 años, algunos conceptos continúan vigentes.

Antes de comenzar a citar dos frases de la primera página y meditar en ellas, debo recordar que hace un par de años hice un curso de Ingeniería de Costos en la FIUBA y unos años antes había visto Costos también en el MBA de la FCEUBA. No es un secreto ya, que el costeo directo es cada vez menos fiel al representar algunos costos por verlos como gastos, y que el costeo ABC viene a proponer una solución al problema que surge de que la producción manufacturera sea cada vez menos "mano de obra intensiva". La historia reza que desde la Revolución Industrial y con el aumento de la escala de producción, el grueso del costo eran mano de obra y materias primas. En cambio, la tecnificación y el abaratamiento de ciertos insumos ha alterado esta composición de costos y aquella porción de gastos generales no imputables, hoy es más representativa en relación a la mano de obra, cada vez menos necesaria, por lo que es necesario identificar mejor su origen e imputar con mayor precisión.

Eso creo recordar de lo que vi en su momento.

¿Por qué salgo con esto?

Porque el Manifiesto contra el Trabajo empieza afirmando precisamente algo en este sentido, que es, oficialmnete cierto en el ámbito universitario. Es verdad que hoy la producción ha dejado de ser mano de obra intensiva.

¿Y qué dice el Manifiesto contra el Trabajo?

"La producción de riqueza se desvincula cada vez más, como consecuencia de la revolución microelectrónica, del uso de la fuerza de trabajo humana, en una escala que hace unas pocas décadas sólo podía ser imaginada como ficción científica."

Es verdad.

También es verdad que para esa época comenzó la segunda migración del credo de la división del trabajo internacional. Mientras hasta la década pasada estaba en discusión si había que enfocarse en un modelo industrial para abandonar el modelo agropecuario, desde hace poco más de una década aumentaron las voces en favor de migrar hacia un modelo enfocado en el sector servicios (TIC y turismo) en detrimento de los clásicos industrial y agropecuario.

Yo tengo mi visión particular respecto del sector servicios pero no es tema de este post.

Como es habitual en la literatura anarquista, el estilo predominante es el "libelo":

"La venta de la mercancía fuerza de trabajo será en el Siglo XXI tan prometedora como la venta de vagones correo en el Siglo XX."

Tras el tono burlón hay una verdad que aparece por el tono, desvalorizada. "la venta de la mercancía fuerza de trabajo". La expresión es cruel pero nadie ignora que en el microeconomía hay un mercado de trabajo y que las empresas hablan de horas hombre como de horas máquina. Pero no sólo habla de la fuerza de trabajo como mercancía (que no es novedoso) sino que agrega que su oferta será excesiva respecto de su demanda.

Precisamente las reconversiones son uno de los problemas que enfrentan los trabajadores de más edad. Han debido cambiar sus tareas más mecánicas antes, por más sofisticadas ahora, con una componente de información creciente, que requiere el uso de informática muchas veces muy dificultosa para las competencias de este tipo de personal.

La zanahoria que se aleja.

Agrega: "Es un absurdo: la sociedad nunca fue tan "sociedad del trabajo", como esta época en que el trabajo se hace superfluo".

Se aleja más la zanahoria.

Para subsistir hay que trabajar. Pero para trabajar hay que reconvertirse. Pero una vez reconvertido es cada vez más difícil reinsertarse porque la demanda es insuficiente y gran parte de los esfuerzos de reconversión no alcanzan o bien no garantizan un ingreso equivalente al previo.

Hay que ubicarse que este trabajo fue escrito en 1999 y que una parte de esa fuerza de trabajo que no pudo reconvertirse hoy pertenece a la población pasiva. Los trabajadores más jóvenes han logrado en parte plegarse a los nuevos requerimientos y simultáneamente se requieren nuevos trabajadores de cuello blanco, el personal de IT, que lleva años capacitar para ser productivo y eficiente.

Hubo varios virajes desde 1999 y otros fenómenos se sucedieron a éste (mencionaré más adelante el texto de Tedesco).

En próximos días continuaré con el texto detallado.

Buenas noches.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email