jueves, 29 de marzo de 2012

Más sobre síndromes laborales.

Desde diciembre he estado pasando por muchos contratiempos que me han alejado de las redes sociales, de este blog, de mis lecturas. Y luego, como siempre, el año lectivo me arroja a la vorágine del exceso de trabajo, sobre todo en febrero, marzo y parte de abril, cuando se trata de actualizar la materia, organizarse, crear ejercicios y problemas, evaluar nueva bibliografía.

En el transcurso ocurrió el fallecimiento de mi padre, tras sufrir un par de meses, con lo que probablemente esté más sensibilizada que lo normal.

Pero este año participé de una reunión en mi trabajo en donde el tema fue que varias personas, que conozco desde hacer años y otras un poco menos, de 50 o más años pero también personas jóvenes, muy jóvenes, de alrededor de 25 años, habían "cortado polea". Ataques de pánico y otros síndromes. Hace dos años ya había habido un caso de un consultor que durante un ensayo de una obra de teatro para niños en el marco del programa de voluntariado, había sufrido una crisis (ignoro de qué), en donde comenzó con ideas delirantes persecutorias, y tras no poder aproximarse nadie, salió corriendo, subió a su auto, embistió a un compañero de Prosegur y desapareció a gran velocidad hasta que lo hallaron dormido en su auto, 2 días más tarde. Ahora otro compañero, este verano, en Panamericana, se le "clavó la caja" en el carril rápido durante su regreso a su casa, se bajó del auto, lo empujó hasta la banquina y recién al día siguiente cuando todo el mundo le dijo que estaba loco, cayó en la cuenta, volvió a su casa y no quiso volver a salir. Una chica joven, 27 años, creo, ignoro tras qué disparador, estuvo varias semanas sin venir. Hoy quienes la tratan notan actitudes extrañas y esperan una nueva crisis en cualquier momento. Hubo otros casos que se mencionaron en la reunión pero que no recuerdo, porque no reconocí los nombres.

¿Por qué pienso que es el trabajo? Porque se trataba de gente que no podía no responder a la presión. Asumía, asumía, asumía con cabal naturalización cualquier exigencia. ¿Qué hay una cuestión de personalidad? ¡Desde luego! Cómo no, en esta sociedad, acólita del Dios Trabajo, que exige de cada uno una víctima propiciatoria.

Pero volvamos al tono gentil. Salgamos del tono panfletario.

También otros casos además de esos que ahora recuerdo. Un compañero de Sistemas de mi pareja, de años, en otra empresa que salió de mediana y pasó a ser grande, repentinamente empezó a aterrorizarse cuando veía gente y sigue aún sin superar su problema.

Pero en setiembre del 2010 mencioné el caso de un compañero de la facultad que trabaja en una gran empresa. En ese post contaba un pequeño testimonio, luego de padecer una especie del antiguo "surmenage". En su momento soné tremendista con mis recomendaciones pero yo ya había leído a Alejandro Melamed y ya había reconocido su texto en muchos casos muy cercanos. La gente no da suficiente importancia a esa actividad que hacemos en las mejores horas de los mejores días de los mejores años de nuestras vidas.

Le dije que se lo tomara en serio pero siguió trabajando en cama durante su convalescencia desde su casa pero sin asistir físicamente a reuniones. Pensé: "tal vez estoy equivocada y exagero".

Pero no, no me equivoqué.

Hace un mes aproximadamente lo volvieron a internar, nuevamente desmayos y otros síntomas. Aún no lo he visto pero sí sé que esta vez no atiende llamadas por celular porque siguen llamándolo de su trabajo.

Demasiado alto el costo.

Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

viernes, 9 de marzo de 2012

Otro poema más de Carlos Levy.

DE DOS SERVILLETAS ENCONTRADAS EN UNA MESA

…por eso, hoy
a los 20 días de enero de 1991
dado cuenta, después de todo,
que nada va mejor en este siglo pavoroso,
desde la tierra de Mendoza,
por los poderes que me otorga la imaginación,
invocando el mandato y protección de los nobles
                        fantasmas que me contienen,
en mi legítima defensa,
en salvaguarda de mi locura
 a la edad de estar a tiempo todavía y en pleno ejercicio
de mi alteración mental,
siendo dueño de mis actos
y aconsejado por el instinto de conservación,
en nombre de todo lo que he amado
y presintiendo los días por venir,
decido emigrar del siglo veinte.

Me acompañan en este acto
alguna hoja rebelde a los otoños,
el color ocre,
una foto del que suscribe adolescente,
una canción contra los cuerdos y un diario de la fecha,
con toda la realidad
por si quisiera agarrarme la nostalgia;

he comprado algunos caramelos para el viaje
considerando mi regreso simplemente una cordura.

Como el clima está tan loco como yo
llevo un pulóver que guarda las lágrimas de
            una mujer que lloró sobre mi hombro.

Téngase en cuenta
que dejo sin remordimientos las tonterías
                                                que me ataban,
el reloj de acuestilevante y su estúpido
                                                horario de comercio,
la máquina de afeitar
la televisión, los semáforos, el prohibido pisar el césped
el portafolios, la llave, los espejos
la odiosa carrera confortista
la endoguerra de mis pies que se pelaban
entre los cielos y la tierra
y la exoguerra del hombre contra el hombre
dejo la esperanza
para quienes, todavía, creen en dios;
dejo todo aquello que atentó con
                                                cuerdificarme.

Partiré a la hora del angelus en un hermoso
                        Pegaso blanco desde la esquina.


Nota: “hay un garabato, una enorme boca
dibujada con la lengua afuera. Guardo las
servilletas en mi bolsillo, mientras el
loco del bar me sonríe, me guiña un
ojo y sale silbando a la lluvia”.


Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

jueves, 8 de marzo de 2012

Especulaciones acerca de la Educación (II): la reproducción.

Cuando me planteé los posts "en defensa del hospital público" y "en defensa de la educación pública", en realidad trataba de rescatar efectos que para mí son positivos sobre la gente. Pero no sé si sobre la sociedad.

Quiero decir, en el primer post de la serie Especulaciones acerca de la Educación (I): los torbellinos menciono un artículo de Gilles Deleuze ("Postdata sobre las sociedades de control"). Pensar en la múltiples funciones de la educación pública y luego recordar qué dije sobre el hospital público me sacudió un poco. ¿Yo quiero esta sociedad que justifica el hospital público y la escuela?

Hoy, en esta sociedad, en este país, con estos recursos, con nuestra historia y los beneficios que hemos obtenidos tanto del hospital público como de la educación pública, sinceramente me nace defenderlos. Porque nuestros antepasados nacían y morían en sus casas pero hoy nacemos y morimos en los hospitales. Entre medio, nos hacemos lo que somos en función de la educación formal e informal que asimilamos.

Y ya no veré otra sociedad. Su función, para mí, debe seguir existiendo porque ha permitido grandes cosas, aunque tal vez, en otra estructura social, con algunas diferencias.

Cuando quise empezar a escribir "en defensa de la educación pública" me encontré con que tenía que elegir. ¿Esta sociedad? ¿U otra sociedad, mejor que ésta -para mí-, la utópica, la que encarna mis valores?

Hoy termina el curso que estoy dictando en la Universidad de Avellaneda de nivelación de matemática para ingresantes a Ingeniería y Cs. Ambientales. Ahí me he encontrado con ingresantes con carreras previas, o bien con otros que están haciendo su primer intento después de 40 años de terminado el colegio, y todo el rango de edades desde 18 a 60 años, con buena y con mala base matemática. Y yo los veo, en toda su riqueza y su diversidad, con sus historias a cuestas o por vivir y me quedo paralizada.

Por eso no podía empezar a escribir "en defensa de la educación pública". Porque eran tantos los temas detrás de esa defensa ubicada en el presente y el pasado versus todos los otros temas que implican un vuelco pensando en la sociedad utópica. ¿Trabajar para la realidad de mis estudiantes de hoy y de su futuro próximo o de sus bisnietos en una ansiada sociedad utópica, que, para existir, requiere cambios hoy?

¿Apostar al bienestar de estos estudiantes reales y sus familias o apostar a generar las condiciones para esas otras personas que aún no existen, en una sociedad que no existirá mientras reproduzca lo que hoy la sociedad reproduce y que de hacerse realidad, yo no la veré jamás?

Etkin dice en uno de sus libros sobre organizaciones (prometo update sobre este punto), que las organizaciones tienen procesos recursivos. Procesos recursivos (que se reinician y cierran en sí mismos), procesos identitarios, que refuerzan creencias, que promueven ciertos valores, eternizan ciertos mitos y ciertos héroes. Si pensamos a la sociedad como una organización, también vemos esos procesos. Una de las herramientas de estos procesos es precisamente la "Escuela" o más profundamente la "Educación pública".

La Educación Pública refuerza los cánones sociales. Intenta encarrilar a los nuevos integrantes en la senda de lo aceptado, del statu quo. Pretende alinear con los objetivos estratégicos de un Estado que determina el norte para la Educación Pública, porque le pertenece.

Me gustaría que la Educación Pública fomentara el pensamiento autónomo. Y no digo que no lo hace, pero dentro de un entorno considerado "sano", con valores aceptados. ¿Pero si el problema estuviera precisamente en esos valores, bien maquilladitos para que no hagan ruido? ¿Acaso los valores de nuestros ancestros no son los que posibilitaron lo que hoy es el mundo? ¿Acaso los valores de nuestros ancestros a los que añoramos regresar, no son los que no se vieron venir lo que se venía? ¿No habrá algo por lo menos incompleto, con esos valores? ¿No será hora de revisarlos, reforzarlos, mejorarlos, abolirlos, enriquecerlos? ¿Algo?

Cuando soy parte del sistema de la Educación Pública, ¿qué quiero lograr? ¿En qué, de todo lo que pretende en forma manifiesta, o implícita u oculta, deseo colaborar?

Yo no puedo detener el mundo para evitar que se dirija adonde creo se dirige. Sé que no soy la única. Sé que "haciendo buena letra" como docente, no colaboro para detener el mundo.

¿Qué Educación Pública quiero? ¿En qué punto, la Educación Pública perpetúa o quiebra el curso de la reproducción de los valores caducos de la sociedad?

Tal vez por eso no sabía por dónde empezar. Porque siempre me estoy replanteando los fundamentos.

En próximos posts, trataré de desentrañar qué pienso o qué dudo acerca de otros aspectos:
-el progreso y la promoción social
-el título y la economía
-el mercado de títulos, la burbuja de la consultoría y las certificaciones
-el conocimiento científico y el pensamiento reflexivo
-el pensamiento introspectivo y la epistemología
-la sociedad partida y el rol de la educación
-la promoción de la cultura canónica
-algunas otras cuestiones.

Tal vez no con estos nombres, pero sí con estas ideas.

Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

viernes, 2 de marzo de 2012

OccupyBaires.


Hace un tiempo, alguien de mi trabajo, en USA posteó en el "twitter" interno de la compañía (Yammer), en el grupo de Política, una nota sobre el movimiento "Occupy Wall Street". Un movimiento, en origen, neoanarquista. Hoy no estoy tan segura.

Allí me enteré de ese movimiento y pregunté a un amigo que vive en Washington sobre el tema y también en Yammer la opinión de la gente sobre Occupy Wall Street. Evasivos o desentendidos, nadie arriesgó una opinión.

Quiero compartir aquí la nota original:
http://techcrunch.com/2011/10/10/grokking-occupywallst/

Me interesó saber más del movimiento, aunque sin tiempo, debido a los avatares a los que me sometió la vida real en esta Buenos Aires en llamas.

Así que busqué en Twitter las cuentas que hablaban de Occupy Wall Street y empecé a seguir a alguna y cada tanto visitar el tag #OccupyWallStreet y otros similares.

Así obtuve otros links interesantes, el último, el del discurso de Naomi Klein. Ante mi sorpresa ("Occupy Wall Street takes its cues from the Arab Spring movement in the Middle East. It is similar in that it is leaderless and organized via social media, except without the dictators to rally against. Instead, its target is “the system” itself as symbolized by Wall Street and the government."), Naomi Klein no se ve como una simple activista, sino que tiene un sitio web con dominio .org: http://www.naomiklein.org/.

Yo leí uno de los discursos, que fue twitteado hoy o ayer: http://www.thenation.com/article/163844/occupy-wall-street-most-important-thing-world-now

Es un bello discurso.

Quise entender qué había ocurrido, con eso de "repetir en voz alta" debido a que el meeting (mitín) había sido prohibido en Liberty Plaza, y recurrí a Youtube. Es interesante ver cómo organizó su lectura. Aunque no lo escuchen completo (los subtítulos no ayudarán, pero si saben inglés, con el texto original se ayudarán), échenle un vistazo:
Parte 1: http://youtu.be/V-L0-xuy9Jw
Parte 2: http://youtu.be/Pj36sz2O6Gs
Parte 3: http://tinyurl.com/7clreqn

La verdad es que parece un ritual religioso.

Extraño e interesante.

Es increíble cómo vamos perdiendo o incorporando información en la medida que cambia la forma. De leer la primera nota "It is similar in that it is leaderless and organized via social media". A la segunda con un bello y rico discurso, ya había una brecha. Luego ver los videos y el sitio web hablando de su best seller, me indicó que hay bastante más tras Occupy Wall Street, Naomi Klein o ambos. Tal vez mi ignorancia, de no saber quién era Naomi Klein antes de caer en la información de Occupy Wall Street. Wikipedia dice que es periodista y escritora.

¿Pero está pasando esto en el mundo? ¿La gente está queriendo zafarse de la Matrix, del Sistema? ¿Está pasando en Argentina? ¿Es Buenos Aires un lugar propicio para que un Occupy Wall Street prospere? (Para quien no leyó la nota del primer link, Wall Street encarna el mundo financiero, en principio, y no se trataría de otros intereses más que enarbolarlo como símbolo del Sistema).

Barreras que no bajan, trenes que no frenan, barrios que se inundan, barrios cercados, villas que brotan por todos lados, edificios que se derrumban, talleres clandestinos con esclavos, boliches que se incendian, personas que fallecen ahogadas en las alcantarillas de la ciudad algunos días de tormenta, cortes de calles, plazas okupadas.

¿Es Buenos Aires terreno propicio para un Occupy?

¿Occupy qué?

¿Occupy Congreso? ¿Occupy Plaza de Mayo? ¿Occupy Legislatura?

¿Qué es lo que encarna la Buenos Aires en llamas actual?

¿El Obelisco?

Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

El top ten de siempre

Seguir por email