jueves, 28 de octubre de 2010

El trabajo como valor II: la cultura del trabajo

Yo también he repetido esta frase "la cultura del trabajo" como algo loable, como la causa del crecimiento, de las buenas costumbres, de una sociedad solidaria, justa, limpia de métodos e intenciones.

La solución a todos los problemas.

"La cultura del trabajo se perdió". "Con la industria del despido se perdió la cultura del trabajo". "Hoy en día tenemos chicos que nunca vieron trabajar a sus padres ni a sus abuelos". "Muchos jóvenes hoy en día no se cuestionan si deberían trabajar para solventarse, no lo ven como alternativa".

Y antes que éstas: "El trabajo dignifica". "Antes la gente pasaba toda la vida en el mismo empleo". "En los ferrocarriles los ingleses empleaban a la familia para que a la hora de la cena, hablaran del trabajo". "Un trabajo digno". "Hace tres meses (un año, dos años) que no consigo trabajo, no tengo fuerzas ni para levantarme".

Está el que se mata trabajando, que trabaja como un burro, ejemplo de esfuerzo y rectitud, que se enorgullece de su eficacia o eficiencia. 

Pero también he escuchado: "yo cambio mi tiempo por dinero", "somos mercenarios".

El trabajo se convirtió en varias cosas:
-una medida de valor social, estar incluido o no que no te valoren en lo que podés/sabés hacer
-la "elección" que diferencia a la gente honesta de los vagos
-algo que hacer durante el día, la semana, para darle sentido a la existencia
-un canje de tiempo por dinero, estable, sin riesgos

El trabajo en la moral cotidiana se opone al delito y a las avivadas. Vos trabajás para obtener. El ladrón  te asalta y te saca lo tuyo por la fuerza. El estafador te engaña y se apropia de lo tuyo mediante ardides y mentiras.

La Doctrina Social de la Iglesia a través de distintas encíclicas papales, principalmente, va normando las condiciones de un trabajo digno y señala que es digno en tanto es ejecutado por hombres. Su dignidad proviene de ella.

Hasta ahora ninguna visión de ningún economista. La voz de la calle. Esto irá viniendo en próximos posts.

Por lo pronto, yo adhiero a Oscar Wilde cuando dice: "El trabajo es el refugio de los que no tienen nada que hacer.


Buenas noches.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email