miércoles, 26 de octubre de 2016

I Congreso Internacional de investigadorxs sobre anarquismo (I).

Cada vez que voy a una charla, taller, conferencia o curso sobre pedagogías o didácticas me reverdecen las mismas preguntas de siempre.

Contaminadas, sí, por algunas lecturas, por los argumentos de compañeros y compañeras preocupadxs como yo por las cuestiones de la educación y la enseñanza.

Muchas de esas preguntas que desde adolescente (cuando hice magisterio de música) esperaban respuesta, fueron encontrando respuestas parciales. Pero igualmente muchas no la tienen aún... o quedaron medio rengas.

Algunas de esas preguntas vuelven una y otra vez con cada clase que desarrollo en FIUBA, en UNDAV o en eventuales cursos en distintos contextos.

Preguntas sobre cómo hacer lo que creo que debo y quiero hacer. Preguntas sobre cómo no ser cómplice de lo que no quiero que sea. Preguntas sobre cómo impedir que las oportunidades pasen sin que yo encuentre alguna forma de intentar. Preguntas sobre qué es lo que sería mejor aprender y cuál es nuestro papel como docentes.

Esta introducción viene a cuento del I Congreso Internacional de Investigadorxs sobre Anarquismo, en el que en su primer día, hubo dos mesas sobre Educación y Pedagogías Libertarias.

Y allí, muchas de esas preguntas se actualizaron. Muchos de los cuestionamientos fueron refrescados y recobraron su vigencia.

Interpelaciones. "Mercenarixs de la educación".

Justificaciones y contradicciones. En lxs mismxs expositorxs. En otrxs asistentxs. En mí misma.

Y cuando escuché además, la transformación de Haydée Maciel, la fuerza de la acción transformadora, de la participación, ¿cómo no mirar para atrás y ver la propia transformación? (nunca tan trascendente).

¿Y cómo se hace para facilitar que las personas quieran ser atravesadas por esas experiencias transformadoras únicas, sociales?

Porque en definitiva es una invitación a un dulce infierno, ¿quién desearía vivir ese sacudón que te saca para siempre de tu zona de comodidad, si lo supiera?



Buenas noches.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo. IMPORTANTE: La UE exige colocar un aviso si usamos cookies. YO no uso. No me interesa identificarte, acordarme de vos, ni necesito ningún dato tuyo. PERO ES POSIBLE QUE BLOGGER SÍ LO HAGA o alguna componente de terceros (que si tengo no recuerdo). Blogger delega la responsabilidad en lxs bloggerxs. Personalmente no tengo idea si mi blog lo hace. Considerá que sí y listo. ¡AVISADX!

jueves, 20 de octubre de 2016

Sobre privilegios y homenajes.

Esto que voy a decir lo digo por mí y por otras que piensan como yo. Pero no es el pensamiento de otras mujeres, de todas las feministas ni, mucho menos, de las mujeres machistas, de quienes jamás se cuestionaron qué son o de quienes piensan que hay un orden natural.

Agradezco a los varones antipatriarcales y estoy muy esperanzada con ustedes. Pero me parece que hacer falta una vuelta de tuerca.

El tipo de mujeres que en esto son más o menos como yo y que intentamos sacudirnos el machismo que nos contaminó la vida desde nuestro nacimiento no queremos que la meta del cambio en la sociedad sea que los varones nos cuiden y nos protejan.

Desde luego que ser acompañadas en ESTA situación de violencia, es bienvenido y agradecido. Por tratarse de VIOLENCIA. Pero la meta final no es esa. Y estamos dispuestas a empezar hoy mismo, ayer, hace un año, hace diez.

La meta, el ideal, es la igualdad y la libertad. Y eso no puede quedar en el futuro, eso, se construye desde "ya".

Lo que queremos es vivir libremente, sin preocuparnos por nuestra integridad.

No queremos que la sociedad asuma que nos tienen que acompañar o cuidar por ser mujeres y que "tienen que salir a cubrir los huecos que dejamos" en "este berretín".

Y no quiere decir que no deseemos ser cuidadas, mimadas. Algunas no querrán, otras sí, unas más, otras menos. Pero no por ser mujeres. Sino por ser quienes somos y tener el vínculo que tenemos con vos o ustedes y con la sociedad.

Desde luego que podemos cuidarnos mutua y amorosamente por ser amigxs, parejas, familia, vecinxs. Por una cuestión básica de... cuidarnos mutuamente, de estar unxs atentxs de lxs otrxs que nos interesan. Simplemente por mimarnos, y más, si nos queremos mucho. Pero si lo hacemos tenemos que respetar los límites de lxs otrxs. Nosotrxs podemos querer cuidar y mimar mucha al/la otrx pero esa persona tal vez tiene el límte más lejos. Por eso no hay que asumir que todxs queremos lo mismo. Ese respeto de los límites que decidimos, es el punto en común en todas, creo yo. Y es esto tal vez lo que suena a "contradicción". Y tampoco es siempre igual. Y no es tan loco. Vos tampoco tenés siempre la misma disposición y ganas siempre. Esto lo entienden bien ustedes, los varones antipatriarcales. ¿Para qué lo aclaro? Porque algunos otros que tal vez lean esto, no son antipatriarcales, y tal vez ni saben qué es eso de "antipatriarcal".

Pero esto ya es hoy, desde siempre.

Pero no porque ser mujer sea peligroso para nuestra integridad y limitante para nuestra libertad. O porque sea mucho y no podamos con todo.

Las mujeres y varones machistas no entienden por qué no queremos homenajes, ni que sobrevaloren los roles de cuidado, maternidad y educación tradicionalmente considerados naturales. Ni que se hable de abnegación, sacrificio y entrega, y asociar a esos presuntos merecimientos según cómo otrxs opinan sobre cómo cumplimos esos roles.

Esto que trato de explicar, es lo que buscamos muchas de nosotras e incluye a todo lo demás y no perjudica tampoco a las que no piensan así.

Y no se trata de contradicciones.

Porque se agradece siempre el buen trato, se agradece siempre el respeto, se agradece siempre que ante una situación de riesgo haya cuidados o precauciones extras. Pero esto es independiente de ser mujer. Es una cuestión de evaluar la situación y ver qué es necesario atender o priorizar.

Lo que queremos es construir hoy este otro cambio y no queremos que los varones antipatriarcales sean nuestras muletas sino aliados. Aspiramos a caminar sin muletas, auténticamente libres.

Nosotras necesitamos un espacio para construir y reconstruir nuestra visión del mundo desde nuestro ser mujeres. Y fijar nuestras fortalezas. Y aprender qué implican también nuestras diferencias. Y cómo lidiar con ellas. Necesitamos descontaminarnos del pensamiento que nos han inculcado.

Y partimos de dos puntos distintos de origen: cuna sin privilegios naturalizados, y cuna con privilegios naturalizados.

Y entonces sí seremos aliadxs en este camino. De igual a igual, de mujeres libres a varones libres a trans libres a disidentes de género libres... o al nombre que cada unx elige para definir su identidad. De persona libre a persona libre, cada unx con su identidad significativa. Porque cada minoría oprimida debe poder pensar su condición sin influencias externas para poder salir con una conciencia sobre qué implicó "ser" en un mundo pensado para una mayoría predominante y ahí sí aportar creativamente en situación de igualdad.

Para el resto de los varones, entiendan que no es que no aceptemos ayuda por orgullo, por capricho y que, desagradecidas, rechazamos la ayuda que "están dispuestos" a darnos. No, porque no es la ayuda lo que está en el centro, no es el trato ni la consideración. Lo que está en el centro es el privilegio, eso que hoy implica ahorrarse muchos esfuerzos porque es lo "natural". Lo que buscamos es que sientan la necesidad de no hacer uso de ese privilegio que les regaló el patriarcado (robándoselo con sangre a las minorías) porque entienden que cada vez que hacen uso de ese privilegio, la meta de igualdad y libertad se aleja más y que es responsabilidad también de ustedes.

Y ya hablé de dos palabras claves en esto: privilegio y homenaje. Cuando hay privilegios asumidos, invisibles, intocables, los homenajes y las ayudas vienen a paliar, a poner parches a las situaciones injustas e injustificables.

Y es de esto (para mí) que se trata la cuestión.

Buenas tardes.

malvagris



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo. IMPORTANTE: La UE exige colocar un aviso si usamos cookies. YO no uso. No me interesa identificarte, acordarme de vos, ni necesito ningún dato tuyo. PERO ES POSIBLE QUE BLOGGER SÍ LO HAGA o alguna componente de terceros (que si tengo no recuerdo). Blogger delega la responsabilidad en lxs bloggerxs. Personalmente no tengo idea si mi blog lo hace. Considerá que sí y listo. ¡AVISADX!

#NiUnaMenos #VivasNosQueremos #MiércolesNegro

Ser mujer ha sido algo muy conmocionante a lo largo de mi vida. He debido vivir muchas injusticias y violencias, de esas que son invisibles y están tan naturalizadas que incluso a nosotras mismas nos cuesta verlas.
Aquella mujer que afirme que no ha sufrido jamás violencia machista, se engaña. Y por más que ponga cara de beata y me jure que jamás de los jamases... a mí no me engaña.
Pero también he visto en mis sucesivos trabajos, que la capacidad de organización y de trabajo de las mujeres en general, ha superado (reitero, en mi experiencia) ampliamente a la de los varones.
Y la capacidad de dejar de lado las diferencias por una lucha común, como lo ha mostrado los #NisUnaMenos y hoy el #VivasNosQueremos, los Encuentros Nacionales de Mujeres crecientes en convocatoria año a año, es una lección que la clase trabajadora debería tomar en serio.
Hemos retrocedido en derechos a manos de un capitalismo frontal y sólo por momentos muy breves levemente sutil. Y ante tan poca sutileza, los representantes gremiales o bien se han vendido y la clase trabajadora no ha logrado organizarse, o bien no ha tenido las discusiones de fondo como para poder elaborar estrategias adecuadas.
Personalmente me quedo con la primera explicación.
No creo que la dirigencia gremial (mayormente varones) no se haya dado cuenta de la pérdida de terreno en cuestiones de derechos laborales.
Y frente a esto digo:
¡Y claro! ¿Cómo no iban a tener que disciplinarnos? No hay forma de parar a las mujeres cuando nos organizamos. Nos tienen que tener muy ocupadas y agotadas para que no podamos participar de la vida política, fregando, cuidando, cocinando y FUNDAMENTALMENTE AGRADANDO. Porque ¡la pucha que lleva tiempo agradar!: gym, dietas, modales, formas de moverse, elección de ropa, maquillaje y tantas otras cosas más. La tirana "moda".
Y claro! ¿Cómo no iban a tener que disciplinarnos? Había que eliminar esas "ganas de joder", esa capacidad de arruinar los planes tan prolijos del "orden natural": ¡la vida pública es de los varones! Nada de callejear, nada de opinar, nada de tomar decisiones, nada de cuestionar los mandatos. Habrá represalias muy severas... ¡brutales!... para quienes se atrevan a desafiar esos sabios consejos.
¡Y claro! ¿Cómo no nos iban a disciplinar? Si las mujeres hubiéramos podido crear nuestro propio conocimiento, una epistemología desde el punto de vista de las mujeres, y no haber sido educadas y condicionadas en nuestro pensamiento por el pensamiento tradicional del varón, ¡el mundo sería otro!
¡Quién sabe si el orden económico sería el capitalismo! (Apuesto a que no). ¡Quién sabe si lxs niñxs recibirían atención médica según la "capacidad económica" de sus padres y madres (una verdadera aberración) y no de acuerdo a su necesidad genuina! ¡Qué va! ¡Quién sabe si existiera tal cosa de "capacidad económica"! Y como esto, tantas otras "cuestiones incuestionables" por "inviables".
Porque cuestionaríamos "lo inviable". ¿Y quién dijo que esto o lo otro es "inviable"? ¿Y por qué tenemos que aceptar tal cosa: "inviable"?
Sí, muchas mujeres son capitalistas, porque es lo "natural", los injertado de la ciencia económica y política del varón, del patriarca. Un orden a su medida.
Pero no estoy segura (o sí) de qué habría ocurrido de existir un conocimiento construido desde la perspectiva de las mujeres.
Estamos contaminadas, en nuestra forma de ver el mundo, en nuestra forma de priorizar y de justificar lo que decidimos, en la forma de valorar y de fundamentar las decisiones que otros toman.
Seguimos bajo los paraguas políticos de los opresores, colaboramos con ellos, y ahora, además somos sus agradecidos cuadros políticos porque la ley necesita que legitimemos el orden patriarcal también en el sistema político de organización social.
Si las mujeres nos sentamos a pensar el mundo juntas, a construir una mirada descontaminada, desde los principios, a discutir los mundos posibles, a construir otro mundo, y a reconstruirlo tantas veces como sea necesario desde sus cimientos, si nos proponemos destruir el patriarcado, caerían las jerarquías, la opresión...
¿A que no adivinan en qué resultaría todo?

Buenas noches.

malvagris


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo. IMPORTANTE: La UE exige colocar un aviso si usamos cookies. YO no uso. No me interesa identificarte, acordarme de vos, ni necesito ningún dato tuyo. PERO ES POSIBLE QUE BLOGGER SÍ LO HAGA o alguna componente de terceros (que si tengo no recuerdo). Blogger delega la responsabilidad en lxs bloggerxs. Personalmente no tengo idea si mi blog lo hace. Considerá que sí y listo. ¡AVISADX!

El top ten de siempre

Seguir por email