miércoles, 6 de junio de 2012

Los modelos.

Otro de los temas de los que quería escribir la semana pasada (eran tres y éste era el segundo), era el tema de los modelos.

Recuerdo dos cosas en particular que me hicieron pensar nuevamente sobre el tema. Nunca fue algo en lo que yo me detuviera mucho.

Una de ellas fue el Congreso de Pedagogía, creo que en el 2010 ó 2009 en la Fac. de Derecho. Fui al simposio de Ingeniería. Habían seleccionado a varios docentes para desarrollar el tema de los modelos. Para los ingenieros son fundamentales. Para todos los son porque todos nos manejamos con modelos, pero los ingenieros son especialmente concientes que trabajan con modelos.

Los expositores seleccionados se destacaban por algún desarrollo o algún enfoque en particular sobre los modelos aplicados a su materia. Todas las exposiciones fueron muy interesantes y aún más lo fue el broche final, a cargo del epistemólogo Dr. Gómez, creo que Ricardo Gómez. Pero antes, una de las expositoras habló del diseño, como tarea del ingeniero, específicamente el diseño de una solución. Esta expositora fue docente mía en Modelos y Optimización. Hablo de Silvia Ramos, quien junto a Juan Antonio Ramonet habían instaurado el paréntesis literario. En uno de los cuales uno de los temas fue precisamente "Del rigor en la ciencia" de J. L. Borges.

El otro punto de los dos que referí tiene que ver con los cursos de Didáctica que tomé en la Fac. de Ingeniería, con Julia Denazis y Alejandra Alonso. Algunas de las clases giraron en torno de la importancia de la forma. De hecho, alrededor de la frase "la forma es contenido".

Cuando afirmé que todos nos manejamos con modelos me refiero a que, siendo la realidad inmanejable, inabarcable, recurrimos instintivamente a una simplificación. Esa simplificación de la realidad es un modelo. Más intuitivo o más riguroso pero es un modelo: tiene elementos finitos y conocidos, un conjunto de relaciones entre ellos que explican los aspectos fundamentales de algún comportamiento y una cierta mecánica, real o imaginaria que permite hacer algún tipo de pronóstico sobre comportamientos o resultados futuros.

Frases como: "vayamos al punto", "lo fundamental es..." "teniendo presente que" "despreciando..." "atendiendo a..." y otras, nos ponen de frente a algún tipo de modelo.

Si el modelo contempla demasiados elementos o relaciones, pierde visibilidad. Precisamente la potencia, utilidad y belleza de los modelos reside en su simplicidad.

El problema es que un modelo siempre obedece a un cierto enfoque de un problema. Un cierto enfoque (que puede haber otros), que explican ciertos aspectos (otro modelo podría explicar otros), pero en ningún modo es la realidad. De ningún modo explica la realidad desde todo punto de enfoque.

Muchos economistas e ingenieros, se enamoran a punto tal de los modelos que se olvidan de las limitaciones. Fueron construidos para entender un problema, para estudiarlo o bien para ensayar soluciones pero no explican todos los aspectos de la realidad.

El modelo, que ofrece una visión particular de la realidad ofrece elementos de contenido. No sólo los elementos del modelo y las relaciones existentes seleccionadas (algunas relaciones podrían quedar fuera del modelo) operan restringiendo el alcance explicativo o exploratorio del modelo, sino que además, las decisiones en las que se basó la selección, también dan información acerca de preferencias, conocimientos previos, relevancia de factores, disponibilidad de recursos. Cada decisión en el avance del modelo, dice algo de sus modelizadores: la elección de los elementos a considerar, la decisión de descartar aspectos, de las circunstancias, de las motivaciones, de los recursos, con todas las conclusiones que cualquiera puede sacar a partir de estos elementos (otro modelo).

Pero además, la forma, el diseño también es contenido. No sólo las decisiones en torno del modelo sino la disposición de las partes, los materiales, la forma de usarlo, la presentación habla de las circunstancias de realización del proyecto, la oportunidad, la comunicación, etc. Y las conclusiones que saquemos en torno de este proceso, es también un modelo.

El problema es que no es la realidad. Nunca lo es, por más completo que parezca un modelo nunca es la realidad.

Y eso es algo que muchos profesionales y científicos, parecen ignorar.

Buenas noches.

DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email