martes, 5 de julio de 2011

¿Por qué instrospecciones?

Yo me he cuestionado muchas veces por qué escribo acá. Me sirve, me sirve para aclarar mis ideas o para descubrir que no son tan claras. Me sirve para recordar luego lo que enseguida olvido. Las deudas conmigo misma de profundizar ciertos temas.


Lo que mejor describe mi impulso es lo que dice la Reina Blanca al Rey, en Alicia a través del espejo.

Trascribo, a modo de recreo, unos párrafos, que para mí, son de lo más geniales que he leído. Tanto hay para sacar de ellos.

"Alicia observó al Rey blanco mientras este trepaba trabajosamente de barra en barra por el guardafuegos, hasta que por fin le dijo:


-¡Hombre! A ese paso vas a tardar horas y horas en llegar encima de la mesa. ¿No sería mejor que te ayudase un poco?- pero el Rey siguió adelante sin prestarle la menor atención: era evidente que no podía ni oírla ni verla.


Así pues, Alicia lo cogió muy delicadamente y lo levantó por el aire llevándolo hacia la mesa mucho más despacio de lo que había hecho con la Reina, para no sobresaltarlo; pero antes de depositarlo en ella quiso aprovechar para limpiarlo un poco pues estaba realmente cubierto de cenizas.


Más tarde Alicia diría que nunca en toda su vida había visto una cara como la que puso el Rey entonces, cuando se encontró suspendido en el aire por una mano invisible que además le estaba quitando el polvo: estaba demasiado atónito para emitir sonido alguno, pero se le desorbitaban los ojos y se le iban poniendo cada vez más redondos mientras la boca se le abría más y más; a Alicia empezó a temblarle la mano de la risa que le estaba entrando de verlo así y estuvo a punto de dejarlo caer al suelo.


-¡Ay, por Dios, no pongas esa cara, amigo! -exclamó olvidándose por completo de que el Rey no podía oírla.


-¡Me estás haciendo reir de tal manera que apenas si puedo sostenerte con la mano! ¡Y no abras tanto la boca que se te va a llenar de cenizas!... ¡Vaya! Ya parece que está bastante limpio -añadió mientras le alisaba los cabellos y lo depositaba al lado de la Reina.


El Rey se dejó caer inmediatamente de espaldas y se quedó tan quieto como pudo; Alicia se alarmó entonces un poco al ver las consecuencias de lo que había hecho y se puso a dar vueltas por el cuarto para ver si encontraba un poco de agua para rociársela. Lo único que pudo encontrar, sin embargo, fue una botella de tinta y cuando volvió con ella a donde estaba el Rey se encontró con que ya se había recobrado y estaba hablando con la Reina; ambos susurraban atemorizados y tan quedamente que Alicia apenas si pudo oír lo que se decían.


El Rey estaba entonces diciéndole a la Reina: -¡Te aseguro, querida, que se me helaron hasta las puntas de los bigotes!


A lo que la Reina le replicó: -¡Pero si no tienes ningún bigote!


-¡No me olvidaré jamás, jamás -continuó el Rey- del horror de aquel momento espantoso!


-Lo olvidarás -convino la Reina- si no lo anotas.


Alicia observó con mucho interés cómo el Rey sacaba un enorme cuaderno de notas del bolsillo y empezaba a escribir en él. Se le ocurrió entonces una idea irresistible y cediendo a la tentación se hizo con el extremo del lápiz, que se extendía bastante más allá por encima del hombro del Rey, y empezó a obligarle a escribir lo que ella quería.


El pobre Rey, poniendo cara de considerable desconcierto y contrariedad, intentó luchar con el lápiz durante algún tiempo sin decir nada; pero Alicia era demasiado fuerte para él y al final jadeó:


-¡Querida! Me parece que no voy a tener más remedio que conseguir un lápiz menos grueso. No acabo de arreglármelas con éste, que se pone a escribir toda clase de cosas que no responden a mi intención... "



Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog, son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.






Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email