martes, 15 de noviembre de 2011

Profesionales new age.

Hoy pequé. Rezongué en una red profesional con mi nombre real. Bueno, no llegó a ser rezongo, pero en el fondo, lo era.

Y digo que pequé porque en el mercado laboral de hoy, que tiene mucho de new age, esa concepción mágica que dice que la negación hace que las cosas indeseables no existan. Los eufemismos como forma de negar lo cruel o desagradable de lo que se dice. A veces pareciera que implíticamente hubiera una...

Guía resumida del profesional exitoso:

Las personas
  • Sospecha de una persona que admita estar pasando por un mal momento. Esperará paciencia, tolerancia, empatía u otras absurdas actitudes que solo sirven para perder el tiempo.
  • En una situación límite las personas no importan. Importan los resultados. Las personas importan solo en la medida que contribuyen a los resultados. Pero no aclares nunca qué es una situación límite, te da margen de maniobra.

Las oportunidades
  • Toda situación puede ser vista como una ventaja o como una desventaja. El profesional exitoso siempre encuentra la oportunidad en la catástrofe más aterradora, aunque esto implique aparecer como un monstruo frente a los compañeros más afectados. Todo se olvida. La memoria de los resentidos nunca es tenida en cuenta. Porque perdedores habrá siempre.

Las formas
  • No muestres tu enojo o decepción. Muestra que cualquier evento que acontezca, estaba dentro de lo esperado.
  • No muestres tu emotividad –si la conservaras- salvo para sensiblerías publicitarias.
  • No te dejes presionar. Ante una encrucijada busca la forma de ridiculizar la situación mediante el uso de chicanas.
  • Nunca digas las cosas tal cual son, es poco elegante y no deja gran lugar a dudas. Maneja un cierto nivel de incertidumbre o ambigüedad. O ambas cosas con suficiente sutileza.
  • No te expreses con claridad, deja espacio para que, sea cual fuere el resultado, siempre puedas demostrar que justamente eso era lo que habías pronosticado.
  • Exagera los logros propios y los fallos ajenos. Busca o inventa la relación entre tus propios fallos y fallos previos de terceros. Busca o inventa la contribución de tus logros a las reconocidas glorias de la empresa.

Los principios y los fines
  • Cualquier maniobra turbia o llanamente sucia, es justificada con el suficiente nivel de razonamiento invocando hábilmente los conceptos de resultados, objetivos, riesgos y otros términos utilizados como eufemismos, siempre útiles al profesional exitoso.
  • El protocolo importa más que los principios. Los fines importan más que los principios. Y la forma de desviar la atención de ello, mucho más.


Buenos días. 



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email