sábado, 26 de noviembre de 2011

Manifiesto contra el trabajo 2.

Mientras esperaba que me hicieran un estudio de control en el sanatorio, y como me había olvidado el maletín con la netbook y los libros, aproveché a continuar con la lectura del Manifiesto contra el Trabajo del grupo Krisis.

Yo ya lo había leído, algo dudosa y lo había escuchado (lo había pasado por el voz.me y tenía los mp3) innumerables veces mientras hacía alguna otra cosa, pero en detalle y tranquilamente jamás.

Algo que no puedo superar de la literatura anarquista es el estilo. Y el tono. Porque siempre suenan enojados... bueno... yo también...Pero avancemos con algunas frases y algunas ideas que en cierto modo se anticiparon ayer.

La primera gran frase aparece en la primera página "La barrera objetiva al trabajo tiene que aparecer como un problema subjetivo de aquellos que cayeron fuera del sistema."

Alguna vez escribí en otros posts acerca de estar o no dentro del sistema. Con el tiempo los especialistas se han interesado es estas cuestiones de los bordes y hoy es común escuchar cada vez más de "excluidos" y diferenciarlos de los "simplemente pobres". Luego de las últimas manisfestaciones en Europa y Estados Unidos, la mirada sobre el tema de la exclusión ha dejado de ser una ampolla en el talón local.

Pero leyendo esta frase y algunas más posteriores me remití a una vieja idea que nunca desarrollé. ¿Por qué aspiramos a estar dentro del sistema? En la película Heavy Metal uno ve que la vida transcurre (en esa distopía ex-futurista) fuera del sistema. El sistema en muchas películas de ciencia ficción, se muestra como disgregado.

Siempre creí que el arte y muy frecuentemente el cine muestra por anticipado lo que se está gestando en la sociedad.

Estar fuera del sistema está dentro del imaginario del arte.

La realidad es que el sistema expulsa. No es que elijamos salirnos. Y esto es también mostrado en el cine. Ahora, ¿cómo fue que entramos en el sistema y adherimos a él masivamente hasta desear "pertenecer" y no querer salir? ¿Era realmente tan conveniente? Es otro tema que aún no tengo resuelto en mi cabeza (como si tuviera algo resuelto).

Y esto tiene que ver con esta frase porque la "barrera objetiva al trabajo", o sea, aquello que impide el libre acceso al trabajo, no debe aparecer como una falla del sistema sino como un "problemita" de aquellos que van quedando fuera (cualquiera de nosotros en cualquier momento).

"Hay que reconvertirse". "Hay que capacitarse todo el tiempo" , "Hay que adaptarse", "ser proclive al cambio", "resiliente". En estos días vi en Linked in varios posts hablando de estos temas. Uno de los más entusiastas de la reconversión, un profesional que se destaca por su participación, señaló hace un tiempo que en una entrevista no había que dejar traslucir ciertas emociones. Nadie pretende que el entrevistado aparezca como Michael Douglas en "Un día de furia". Pero tampoco una Giulietta Massina en Julieta de los espíritus.

No hablo así porque sangre por la herida. No en esta oportunidad. Hoy me toca estar dentro del sistema. Tener trabajo. Ganar lo suficiente como para no pasar necesidades (tampoco soy muy consumista), cumplir tareas decentes y de acuerdo a lo que estudié (mis tres trabajos). En blanco. Pero en cualquier momento uno se cae del plato. Y no hay garantías de volverse a subir, más aún, pasando los 45.

Buenas noches.








DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email