jueves, 13 de enero de 2011

Conocimiento: La creencia como condicionamiento

Continúo postergando los posts sobre Trabajo, pero no me olvido. Sin embargo, lo que siempre subyace en casi todos los posts, es el tema del conocimiento y la información. Temas que tal vez no están explícitamente tratados pero que aportan el "cristal" a través del cual miro cada tema que me ocupa.

Estos últimos días incursioné brevemente en el tema de la Fe y la Religión porque hubo un acontecimiento que me mantuvo en discusiones (pacíficas) respecto de este tema... y necesitaba hacer alguna catarsis. Y tanto la Fe, como la Religión tienen que ver con el Conocimiento y la Información. También con el Aprendizaje.

Alguna vez hablé acerca de cómo lo que sabemos nos condiciona y a la vez nos abre puertas. Resumiendo, aquello que sé, eso que conozco, me brinda herramientas de análisis, me da un punto de vista de los muchos que puedo aplicar y también me permite profundizar en esos temas que han dominado mi formación (abriéndome puertas, facilitándome el acceso). Pero simultáneamente descarta aspectos, resta importancia u oculta otros aspectos que no se relacionan con eso que conozco bien.

No está mal el recorte. La realidad completa es inabarcable, la complejidad extrema de la realidad más simple, es inabarcable. Y son inabarcables todas las derivaciones posibles de ella, aún, parcializándola.

Por eso hacemos modelos.

Algunos más y otros menos, todos hacemos modelos para poder diseccionar la realidad y "aprehenderla". Este proceso es el que habitualmente se llama de "asimilación" en el proceso de aprendizaje. Miramos de acuerdo a nuestras estructuras de pensamiento y estructuramos nuestro pensamiento de acuerdo a lo que aprendemos. No quisiera dejar pasar este párrafo sin aclarar que aún aquellos que critican razonablemente a la psicogénesis, no pueden dejar de aceptar que el modelo de aprendizaje que desarrolló Piaget continúa vigente, aún tomando los aportes de Vigotsky, constituyendo un buen cimiento para el enfoque constructivista.

Hasta aquí, hablamos de conocimientos previos. Pero, ¿qué ocurre con las creencias y qué ocurre con la diferenciación entre unos y otras?

Las creencias podrían ser vistas también como un tipo de conocimiento. No es conocimiento científico, en su forma más elemental, sino que se parece más a los preconceptos y a las teorías del mundo que nos formamos primitivamente de niños, antes de corregirlo, depurarlo y refinarlo, fundamentadamente y acceder por esta vía, en algunos campos, al conocimiento científico.

En todos aquellos campos en los que no nos especializamos, nos seguimos manejando con nuestra "teoría del mundo" previa, conformada mayormente por creencias, algunas de ellas, muy cercanas a lo infantil, poco coherente, infundamentado e incluso, irracional, otras levemente mejoradas.

Los dogmas están basados en numerosas premisas, entendiendo como premisas a aquellas afirmaciones incuestionables e indemostrables, que se constituyen en cimientos de todo un cuerpo de conocimiento.

Las religiones están conformadas por dogmas, cuerpos de creencias, a veces mal coordinadas, que en virtud de la Fe (la materia prima de la Creencia), son incuestionables. En estos casos, ante una contradiccón, aparece lo "Desconocido" y el "Misterio", a cubrir la brecha.

El problema es que al toparnos con aquello que contradice la realidad o la ciencia, se produce una alerta: si se avanza más allá de cierto límite, se cuestionan las premisas y cualquier conclusión queda automáticamente fuera del dogma. No avanzar produce una pérdida de oportunidad de descubrir y aprender otras connotaciones o bien imaginar cómo sería nuestra teoría del mundo prescindiendo de esa creencia.

Cuestionar algunas premisas o creencias, ha dado lugar en la historia, a algunos cismas o transformaciones de la religión canónica. Por ejemplo, en la Iglesia Católica, cuestionar la Trinidad, la virginidad de María, la existencia de los ángeles, la Resurrección, por nombrar sólo algunos puntos, nos expulsa directamente fuera del dogma. Más allá de que podamos seguir creyendo con o sin fundamento en otras premisas y creencias de la misma religión, estamos fuera del dogma canónico e incluso podemos incurrir en Herejía. Atadas a estas creencias, hay muchas otras conclusiones. Si éstas no son ciertas, muchas otras afirmaciones pueden ser cuestionadas, y todo el dogma sufre un golpe mortal. Esta amenaza de expulsión obra como límite que puede impedir nuestros avances en esos temas.

Estas creencias hacen que aceptemos nuevos hechos que se desprenden de él, mientras que descartan de plano muchos otros que destruirían la misma creencia, y en un efecto dominó, todas aquellas fundamentadas en ella.

Este efecto que produce la creencia, de adición de nuevas creencias o de descarte de fundamentos científicos produce un condicionamiento. Establece un marco que delimita el pensamiento permitido, una frontera.

Como de hecho, nunca alcanzamos el mismo grado de conocimiento en todo lo que nos rodea, considero que no es necesario someterse a la presión de ser racionales al evaluar toda la información que nos llega, salvo que ésta afecte a decisiones trascendentes o pueda ocasionar algún daño a nosotros mismos o a terceros.

También me parece sano separar aquello que proviene de la Fe de aquello que constituye pensamiento racional y mantener una diferenciación clara. Esto nos ayudará a entender en base a qué estamos tomando decisiones y cuáles son las limitaciones que operan sobre ellas.

Muchos movimientos eclécticos de matiz religioso, filosófico o bien metafísico-new age, aprovechan la debilidad dogmática de los feligreses, su escaso bagaje de conocimiento previo y de mecanismos de razonamiento lógico (desde la perspectiva científica), para reclutar nuevos adeptos. Algunos creen no haber abandonado su religión original sino haberla "enriquecido" o ampliado. Otros repiten afirmaciones que parecen razonamientos por su forma pero son falaces e inválidos, basados incluso en premisas falsas. Muchos de ellos invocan "sabidurías" presuntamente ancentrales pero revalorizadas o actualizadas a la luz de algunas teorías científicas (tergiversadas). Algunos de estos grupos son sectas y absolutamente todos persiguen fines económicos, políticos o de concentración de poder. Es fundamental estar atentos a este punto a fin de no ser manipulados.


Por último creo que es importante aceptar que por más racionales y escépticos que nos consideremos, en algunos temas actuamos y pensamos de acuerdo a creencias e incluso a algún tipo de Fe y que es importante intentar tomar de conciencia de ello, relajadamente y estar dispuestos a reconsiderarlas en caso de ser necesario.


Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email