jueves, 2 de mayo de 2013

Las picardías de los poderosos (I).



Hace dos semanas se destapó el escándalo del lavado de dinero supuestamente por parte de personajes cercanos al gobierno y presuntamente por el mismo ex-presidente.

Muchos medios destacaron esto, sin duda con fines políticos.

A mí, sinceramente, eso me tiene sin cuidado. Ya sabíamos que los funcionarios, por lo menos los altos y los medios están, en mayor o menor medida, o bien en pleno ejercicio de esos y otros "negocios" o bien en conocimiento, facilitadores voluntarios esperando una oportunidad o involuntarios por distintos motivos: temor, como costo de algo mejor o mayor.

Si ahora hay tantos “indignados” es porque temporalmente el grupo Clarín está enfrentado con el Gobierno Nacional. Una mera circunstancia que puso a la luz algo que existe y muy sofisticadamente en todo el mundo. Sería ingenuo pensar que las empresas fantasmas del exterior y las legislaciones que las hacen posibles fueron creadas para y desde la época del primer gobierno K, ¿no? Sería más que ingenuo pensar que fueron creadas para los argentinos y que los otros países no los usan, ¿no?

El rol de los medios de comunicación en este caso, fue fundamental. Léase en este caso, grupo Clarín.

En el libro de Aire de Geus, un ex-alto-mando de Shell, quien se enroló en el paradigma orgánico de las organizaciones, nos cuenta orgulloso que algunas empresas sobreviven cientos de años, bajo distintos nombres y distintos rubros incluso. Él identifica a estas empresas sobrevivientes a las “cabezas” que las dirigen. Esto es muy importante, o sea, la empresa, la figura legal, la circunstancia temporal de lo que es negocio no es lo importante, sino sus cabezas, quienes son sus guías a lo largo de los siglos. Y cita uno de los ejemplos. Prometo que voy a transcribir algunos párrafos en http://ynadaquevernomas.blogspot.com.ar pero no ahora porque no tengo tiempo.

El caso más extremo que elige es el del grupo Stora. Sitúa sus orígenes en el año 1288 en Suecia, y era sólo una mina de cobre en la provincia de Dalecarlia. Nace con las características de una sociedad de capitales. A 1997 se dedia a la fabricación de papel, pulpa de papel y productos químicos. En la historia de Stora figura entre otros, un episodio en que se enfrentó con el rey. Esto fue 270 años después de comenzar a operar, asumiendo un papel político (esto, espero, podré empezar a desarrollarlo en otro post) oponiéndose al rey, buscando apoyo en los pobladores y organizándose militarmente (armándose y entrenándose).

Hoy es el grupo Clarín el que está jugando un rol político y por eso nos enteramos. En décadas pasadas eran los políticos quienes utilizaban como estrategia revelar los casos de corrupción de los circunstanciales funcionarios.

Hay que ser inocente para creer que quienes denuncian (tanto desde el grupo o a través del grupo) no tienen intereses propios también. Por eso hay que ir con pies de plomo, antes de defender ardorosamente a unos u otros.

Lo importante es extrapolar los hechos por un lado y revelar, dar a conocer los mecanismos ocultos. Porque es en la oscuridad en donde ganan impunidad.

El punto acá es: ¿cómo se asocian los gobiernos con las empresas para sus fines ocultos? ¿Son legales? ¿Por qué hay actividades legales que nos parecen tan inmorales?

Los mecanismos incluyen:

  • Creación de empresas en países en donde la protección del secreto bancario está por encima de todo. Esto recibe el nombre de “seguridad jurídica”. Aunque el concepto se “seguridad jurídica” no se agota en esta característica. En otros casos también se utilizan las “fundaciones”. Las fundaciones son los medios más difundidos para lavar dinero.
  • Uso de la inmunidad política para trasnportar valores (fuera del circuito de control de los organismos, léase “efectivo”, “oro” u otros bienes “muebles”).
  • Diseño de largas cadenas con eslabones de nombres desconocidos (por eso el ser farandulero o famoso es motivo de “descarte”) en donde se pierdan los responsables y propietarios. Nombres desconocidos que a nadie llaman a curiosidad.
  • Uso de representantes, testaferros y perejiles en distintos eslabones de la cadena, que ante un riesgo cierto de exposición se muestran como lo que realmente son: fusibles.
  • Vínculos con organizaciones de prestigio, como ONGs, Fundaciones, Asociaciones sin Fines de Lucro y otras agrupaciones civiles, en colaboraciones diversas como logística, campañas publicitarias, recaudaciones, donaciones, sponsorships, eventos, etc, para forzar la duda en la opinión pública. De este modo el denunciante pierde credibilidad, por asociación organizaciones o personas públicas de prestigio.
  • Varios negocios fuera de la ley que generan el dinero: narcotráfico, prostitución, tráfico de armas, tráfico de personas (completas o incompletas como tráfico de órganos), adulteraciones y falsificaciones (medicamentos, electrónica) y en cuanto a obra pública: coimas, comisiones, retornos (categorías de lo mismo), que en las empresas se legitima con listas de precios infladas a las que se les aplica una pila de descuentos y bonificaciones que para operar con el Estado no se aplican.
  • Mecanismos legales y contables, posibles sólo por tres intervenciones: los legisladores con su ignorancia de la materia que legislan, con participación activa en la ingeniería legal que las posibilita, por sobornos diversos (puestos, bonos, apoyo político a iniciativas) y extorsiones (amenazas, quita de financiamiento, hostigamiento legal e impositivo).

Bueno, por ahora nada más. Se aceptan más contribuciones.

Buenas tardes. 

DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email