viernes, 3 de septiembre de 2010

El problema, ese motor del conocimiento

Desde hace bastante ya se habla de "conflicto cognitivo" que es lo que los didactas postulan como el punto de inflexión que abre la puerta al aprendizaje. Sin conflicto cognitivo, no hay aprendizaje profundo, podrá haber aprendizaje memorístico o tal vez asociativo o, en el mejor de los casos, una reproducción autónoma del razonamiento (respuesta beta), pero no hay una transformación de la forma de pensar.

Ayer, el Dr. Emilio Sánchez Miguel, de la Universidad de Salamanca, en el Taller "Acciones de tutorías en el marco del PACENI", presenta el tema desde otra perspectiva. Inicia desde su especialidad, la lectura, y la relación entre la pericia lectora y la comprensión, para llegar a las variaciones de contexto que representan dificultades concretas del estudiante de cualquier nivel.

Pero ciertas palabras o frases que mencionó, dispararon precisamente en mí nuevas reflexiones sobre los mismos temas que me ocupan desde hace años.

El Dr. Sánchez menciona entre otras cosas, el efecto transformador en el pensamiento. Éste recién se da cuando se inicia un proceso dialéctico, un diálogo, una conversación tanto interior como con otros, pues obliga a revisar conceptos, a ser explícitos. Este proceso favorece el traslado del conocimiento desde su primitivo lugar de "objeto" observable al más práctico de "instrumento" utilizable. Y es este cambio el que lo convierte en un recurso propio para resolver problemas.

El problema, por otro lado, es la situación que se plantea y presenta alguna dificultad. No siempre el estudiante ve la dificultad, en este caso los docentes debemos llamar la atención sobre la dificultad y guiarlo a plantearse interrogantes que lo conduzcan al conflicto cognitivo. Éste tiene lugar en la mente del sujeto del aprendizaje, no en terceros. Es lo que subyace en la mente de una persona que se encuentra con un problema que desea resolver y que no se soluciona de la forma en que estaba habituado. Ese "por qué no funciona", "qué es lo que pasa con eso" es la expresión del conflicto cognitivo.

El Dr. Sánchez menciona dos operaciones intuitivas en esta situación: la detección y la reparación. La detección es el "darse cuenta" de que algo no anda bien, la pregunta de por qué la respuesta que uno traía no encaja y no resuelve. La reparación aparece como la explicación "faltante", eso que pasamos por alto, no entendimos en su momento, o no conocíamos y trae la respuesta.

Cuando el aprendizaje no se da puede ser que falle la detección, no ve el error, no sabe cuáles son las señales que le indican si el problema está o no resuelto, o bien la ve pero no puede discriminar las causas que lo producen.

El aprendizaje resulta en la adquisición del conocimiento. El Dr. Sánchez al respecto señala las
diferencias entre el "pensar en" y el "pensar con". El "pensar en" es lo que yo interpreto como colocar al conocimiento (con conocimiento me refiero a un contenido cualquiera, una pericia, una destreza, un saber) afuera y observarlo, desde uno o muchos ángulos pero sin internalizarlo, sin involucrarse. El "pensar con" (transformador) es lo que yo llamo "apropiarse". Es la internalización del conocimiento, que lo hace mío y a partir de ahí, me cambia la vista: veo las cosas distintas a como las veía antes; y también la vida: me orientan hacia otro lugar, un lugar con más certezas y más explicaciones.

Y más conflictos cognitivos. Que de hecho, son adictivos.


Tómense unos minutos algunos días para recorrer los resultados de esta consulta:
http://leer.es/?s=sanchez+miguel


Buenos días.




DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.




No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email