lunes, 27 de septiembre de 2010

Camino al burnout y al streen

En otros posts introduje los síndromes laborales tal como los presenta Alejandro Melamed en Empresas Depredadoras. En particular dos de los síndromes tienen que ver con el proceso que describe Hallowell en su artículo. Este post es sólo un extracto de un artículo, no contiene explicaciones ni comentarios.

Los párrafos extractados pertenecen a la nota "Circuitos sobrecargados: Por qué la gente inteligente se desempeña mal" de Edward M. Hallowell, escrito en el 2005 para el Harvard Business Review que describe la puerta de entrada al síndrome de Streen y del burnout.

El autor es psiquiatra y menciona que "un fenómeno neurológico muy real, pero no reconocido, que yo llamo rasgo de déficit de atención, o ADT (por sus siglas en inglés). Causado por una sobrecarga del cerebro, el ADT es hoy una epidemia en las organizaciones. Los síntomas centrales son una tendencia a la distracción, el desasosiego interno y la impaciencia. Las personas con ADT tienen dificultad para permanecer organizadas, fijar prioridades y administrar el tiempo".

Si bien el ADD es muy conocido en EEUU, el ADT no lo es tanto: "a diferencia del ADD, un trastorno neurológico que tiene un componente genético y que puede ser agravado por factores ambientales y físicos, el ADT es enteramente producto del entorno. Como el embotellamiento de tránsito, el ADT es una creación de la vida moderna."

La negación es una de las características de este nuevo mal: "Enfrentados a una avalancha de tareas, los ejecutivos que padecen ADT se vuelven cada vez más presurosos, bruscos, perentorios y desenfocados, mientras pretenden que todo está bien."

El rendimiento decrece porque "los estudios han demostrado que, a medida que al cerebro humano se le pide procesar cantidades abismales de información, su habilidad para resolver problemas con flexibilidad y creatividad disminuye y el número de errores aumenta."

Pero no todo termina allí, en este interesante artículo, el autor describe cómo el cerebro "superior" procesa las señales primitivas de alerta del "cerebro inferior" ocupando a los lóbulos frontales y llevándolos al límite de su capacidad. ¿Cómo afecta esto a la salud? La descripción es muy rica en detalles. Extractaremos algunas ideas: "en respuesta a lo que está ocurriendo en el cerebro, el resto del cuerpo –en especial los sistemas endócrino, respiratorio, cardiovascular, muscular-esquelético y nervioso periférico– ha pasado a modo de crisis cambiado su fisiología base de la paz y la tranquilidad a la alerta roja." [...] "los lóbulos frontales pierden su sofisticación [...] La inteligencia se atenúa. En un intento inútil por hacer más que lo que es posible, el cerebro paradójicamente reduce su capacidad para pensar con claridad.
Este suceso neurológico ocurre cuando un ejecutivo trata desesperadamente de lidiar con más cosas de las que puede. En modo de supervivencia, el ejecutivo realiza juicios impulsivos, apurándose irritadamente por poner fin a cualquier materia que tenga a mano. Se siente impelido a tener el problema bajo control inmediatamente, a extinguir el peligro percibido para que éste no lo destruya a él. Es despojado de su flexibilidad, de su sentido del humor, de su capacidad para lidiar con lo desconocido. Olvida la perspectiva general y las metas y valores que representa. Pierde su creatividad y su capacidad para cambiar de planes."

Sin embargo esto es vivido como natural y es en cierto modo vergonzoso "no poder". Dicha naturalización se produce por una especie de folklore de clan o de cofradía: "Los empleados que parecen incapaces de mantener el ritmo son vistos como deficientes o débiles." Cuando un ejecutivo que lo consulta relata: "Le sugerí que discutiera la situación con su superior y pidiera ayuda. Cuando lo hizo, se le dijo que si no podía manejar el trabajo, debería pensar en renunciar. Aun cuando sus evaluaciones de desempeño eran estelares y había sido elogiado como una de las personas más creativas en la organización, se le dejó ir."

Esta naturalización es la que hace que estas demandas se legitimicen y que la ley aparezca como caprichosa, niveladora hacia abajo, y cebando la pereza y la indolencia. Pero esto es aparente y sólo porque son ignoradas las estadísticas de los casos que incluye y los efectos sobre la salud que implica.

Si consigo estadísticas sobre el tema, las incluiré en un próximo post.

Nuevamente me disculpo por la desprolijidad de mis posts, pero el tiempo apremia.

Buenas noches.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email