miércoles, 3 de junio de 2015

Ni una menos (I).

Lamentablemente en Ingeniería en Informática (estudiantes sobre todo, lo cual es más grave), hay escasa conciencia de la importancia del tema de la violencia de género. Sienten que eso no tiene que ver con ellos, que no les toca, que es cosa de otros... o mejor dicho "de mujeres".

La negación es uno de los mecanismos de reproducción de la violencia en general y de la violencia de género en particular.

Y digo que en los estudiantes es más grave porque se supone que es una  generación que viene mejor informada, y más conciente de aquellos temas que a las generaciones anteriores nos estaba vedada o nos llegaba tergiversada.

Más información no significa más conciencia.

Es evidente.

Más información sin empatía y sin conciencia genera creídos, arrogantes, soberbios, tecnócratas.

Eso es lo que hemos estado generando.

Por miedo tal vez, por tratar de ser "imparciales", por vergüenza quizás de mostrarnos sensibilizados/as, por vergüenza de mostrarnos cobardes y pusilánimes y dejar que las cosas más aberrantes ocurrieran.

Por reproducir la idea que los varones (y las mujeres también) nacimos de un huevo, que no hubo mujeres en nuestra crianza y crecimiento que nos ofrecieran afecto y por la que sientiéramos al menos el compromiso de la retribución de los cuidados. Ni otras mujeres que transitando por nuestra vida con las que hayamos compartido alegrías y pesares. Ningún compromisos, somos autónomos/as. Nada que ver con los otros.

Pero además por esto de pensar que si no somos mujeres, entonces estamos a salvo.

Total... van contra los negros, contra los judíos, contra los bolitas, los paraguas, los cabeza, los villeros, las mujeres, los gays, los travestis, pero no contra mí, que soy un varón blanco, educado, protegido, respetado por las leyes, no es para mí que estoy destinado a decidir por otros. Esto no me toca. A mí no me va a pasar.

Ahora si la desgracia hiciera que alguna mujer amada fuera víctima de la violencia de otros, ahí sí, salen dolidos o enojados a reclamar que la sociedad tome conciencia, ahí sí salen a pedir mano dura, pena de muerte, expulsiones.

El mismo desinterés que genera el terreno propicio para la violencia. Ese "esto no tiene que ver conmigo" que hace que simpre tenga que ver con los otros.

"Hombre necios que acusáis la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión de lo mismo que culpáis".


Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email