martes, 3 de marzo de 2015

No tener dónde caerse muerto.

El crimen de "no tener donde caerse muerto".

Odio esa frase despectiva y me indigna. La imagen: la aspiración a molerse el lomo trabajando para conquistar el lugar donde caer muerto al cabo de una vida de trabajo fatalmente enaltecedor. El desprecio: no haber podido, no haber sabido, no haber querido sobreocupar su vida para al cabo, caer, como todos, muerto, como si el hecho de no haber "adquirido" el derecho a morirse pudiera ser evitado por algún mortal.

Los desahucios en España, el indigente asesinado en Los Angeles. Qué le pasa al mundo...

O mejor dicho...

Adivina, adivinador, ¿qué le tendría que pasar al mundo y no le pasa?

Buenos días.

DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email