lunes, 13 de octubre de 2014

Una posible receta para salir del aislamiento.

El aislamiento podrá, en algún caso, tener causas personales, pero cuando es un fenómeno tan generalizado, sin duda es el resultado de algo más.

Algunos estarán pensando en el "individualismo" como algo mágico. O tal vez, consecuencia natural de la Historia, o respuesta a una o más amenazas reales o ficticias.

Para mí, el caso es que la "estrategia" es algo viejísimo. El lenguaje se ha ido desarrollando y haciéndose cada vez más específico y poderoso, la retórica (hoy Oratoria) desde la Antigüedad fue reconocida y practicada con fines de manipulación política, el desarrollo de algunas ciencias, la aparición y desarrollo de la clase media mediante el afán "aspiracional" de pertenecer al estrato dominante son algunos de los muchos factores que yo veo. Juntos han sido tácticas de algunas estrategias.

No serán descubiertas por las palabras, porque las palabras han sido y serán el medio.

Serán descubiertas por sus resultados.

Las intenciones versus lo que efectivamente ocurrido, con promesas incumplidas de reparación, o bien acompañados de discursos fatalistas, de resignación o de olvidar el pasado y avanzar. Todas formas de no retomar lo mal hecho.

De hecho, los resultados cuentan más sobre la estrategia y las tácticas que las declaraciones, los discursos y las promesas.

Por eso digo que el aislamiento podrá, en algún caso, tener causas personales, pero cuando es un fenómeno tan generalizado, sin duda es el resultado de algo más.

Es el resultado de la aplicación de la estrategia más vieja del mundo: DIVIDE Y VENCERÁS.

Qué mejor forma que vencer las resistencias ante el avance de la arbitrariedad que sobredimensionar al individuo y desprestigiar a las agrupaciones.

La cualidad de "humanx" aspira a una perfección que no existe y cree más en los argumentos de imperfección de la agrupación que en los argumentos de imperfección de los individuos. Porque él/ella mismx se siente más cerca de su idea de perfección que lxs demás con quiénes se compara.

Si pudiéramos dejar de aspirar a la perfección y pusiéramos nuestra energía en lo posible, veríamos mucho mayor valor en la asociación, la agrupación que en el individualismo.

Los grupos siempre son más fuertes que los individuos.

Los sistemas personalistas confunden con discursos y medias verdades atribuyendo a un individuo la encarnación de nuestras ideas de lo bueno y deseable.

Pero detrás de cualquier individuo hay innumerables grupos presionando e imponiéndose, saliendo y entrando en escena. El personalismo miente diciendo que un individuo es indispensable y la media verdad que no dice es que quienes sostienen esa mentira y la hacen posible son siempre los grupos humanos, los interesados detrás de ESE individuo, o los otros, convertidos en masa, grupos de individualistas que no hablan con otros sino consigo mismos frente a un televisor, tal vez.

El aislamiento es un resultado.

Es el resultado del individualismo, de dejar de mirar al costado, de dejar de apoyarse en los otros.

Los principales síntomas del aislamiento son la impotencia, la resignación, el pesimismo, el escepticismo exacerbado, y en algunos casos la tristeza y la depresión por soledad.

Esa es la forma de saber si se está aisladx.

Para salir del aislamiento lo primero es dejar de aspirar al ideal de perfección que se esconde en nuestro ombligo y salir a conocer las fortalezas y debilidades de los demás haciendo luego una instrospección de las propias debilidades y fortalezas.

Luego, volver a ser humanx. En el momento de renuncia a la perfección, nuestrx juez/a internx se empequeñece y deja de estorbar en nuestros deseos de buscar a lxs otrxs.

Luego, sola, solita verá la luz la empatía.

Y el aislamiento de a poco, se irá disipando.


Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email