lunes, 13 de octubre de 2014

El abuso convalidado.

El sábado pasado en la Marcha de la Mujer Originaria, Raquel llevaba una caja que decía:

"Basta de violaciones a mujeres y niñas y a la tierra.
La conquista de América se hizo con una bula papal que decía que el embarazar a mujeres originarias no era adulterio.
Basta de opresión. A desconolonizar."

Yo ya había leído antes que la gran población de criollos había sido producto del abuso de los varones (sí, incluso próceres de nuestra Historia): avance sobre los pueblos originarios, esclavitud de nativas, abuso de poder sobre empleadas. O sea, madres originarias y padres extranjeros o criollos, mucho más que a la inversa: padre originario y madre extranjera o criolla.

También había leído antes que un 70% de la población actual de la Argentina tiene rastros genéticos de algún antepasado nativo. Sumado a lo anterior, gran parte de ese 70% de la población tienen rastros genéticos de nativas.

Recordemos que hasta hace unos 50 años atrás se hablaba de hijos legítimos y naturales, y antes aún, de bastardos. Con menores derechos sucesorios.

O sea, que sus PADRES, violadores, habían además condenado a sus hijos productos de la violencia, a su propia suerte y lo habían firmado en las leyes que ellos mismos (legisladores varones, desde luego) escribieron al respecto.

No es cierto que antes se pensara distinto o que esto no fuera grave.

La violación siempre fue violación.

Que los mismos perpetradores, ayer como hoy fueran los poderosos, que tenían el poder de decir qué se dice y qué no, no quiere decir que la gente no sufriera las violaciones igual que hoy.

Basta leer FUENTEOVEJUNA para saber que ya que en 1613 había plena conciencia de esto. Y tampoco era novedad entonces.

Ya los ejércitos desde antes tenían permiso de violar y saquear a las poblaciones tomadas, como forma explícita de sometimiento: las productoras de hijos de una estirpe, la "pureza" de un pueblo, con un sello indeleble del vencedor.

Práctica convalidada por milenios. Con la venia del poder de los militares, los políticos y los religiosos de todas las épocas.

Ahí tienen la reserva moral.









Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email