sábado, 2 de mayo de 2015

Utopia de Tomás Moro, bitácora de lectura.

Ayer anduve recorriendo librerías cocolicheras de Av. Corrientes y encontré algunos libros a buen precio para mí y otros a buen precio para el librero.

Tenía desde los 14 ó 15 una deuda con Tomás Moro (Thomas More), cuando en el colegio en una clase una profesora nos preguntó cómo sería para nosotros la sociedad ideal y yo dije una sociedad en donde todos produjeran para la sociedad lo que la sociedad necesita y la gente tomara de ella lo que necesita sin dinero de por medio (creo que casi todos los niños y niñas piensan eso hasta que se les inculca y adoctrina acerca del precio y las restricciones que se sufren de no desarrollar habilidades para obtener dinero). La profesora me dijo que leyera Utopía de Tomás Moro. Veníamos para esa época tratando en Religión, dos encíclicas papales: Rerum Novarum y Mater et Magistra, así que cuando explicó que comunismos había varios y que no era un invento del Siglo XX sino que los primeros cristianos que vivían ocultos en catacumbas eran precisamente comunistas, yo me sorprendí muchísimo.

Así que ayer compré (entre otros libros que quería tener) Utopía. $20. Se ve que las utopías están devaluadas hoy en día.

Al principio, Tomás Moro cuenta cómo traba relación con el viajero aventurero Rafael Hytlodeo y cómo se enganchan a conversar. Dice que vio distintos pueblos con distintos tipos de gobierno y leyes y que algunos de ellos vivían en armonía.

Luego aparece un párrafo algo irónico en mi traducción:

"Le preguntamos largamente sobre tales extremos, y él, con suma amabilidad, satisfizo nuestra curiosidad. Mas no le hicimos preguntas acerca de los mostruos, porque eso ya no es nuevo. Nada es más fácil de hallar  que las aulladoras Escilas, las voraces Celenos, los Lestrigones devoradores de hombres y otros monstruos grandes e increíbles. Pero es extramedamente raro encontrar ciudadanos gobernados mediante buenas leyes."

Busqué en Internet la versión digital y la traducción era distinta y sin el color irónico:

"Nuestro interés, en efecto, se cernía sobre una serie de temas importantes, que él se deleitaba a sus anchas en aclarar. Por supuesto que en nuestra conversación no aparecieron para nada los monstruos que ya han perdido actualidad. Escilas, Celenos feroces y Lestrigones devoradores de pueblos, y otras arpías de la misma especie se pueden encontrar en cualquier sitio. Lo difícil es dar con hombres que están sana y sabiamente gobernados."

Por lo que decidí buscar la versión en inglés que encontré (entre otras fuentes) en el Proyecto Gutenberg:

"We asked him many questions concerning all these things, to which he answered very willingly; we made no inquiries after monsters, than which nothing is more common; for everywhere one may hear of ravenous dogs and wolves, and cruel men-eaters, but it is not so easy to find states that are well and wisely governed." (*)

Creo que entre las tres versiones, se pueden extraer dos conclusiones:

Que tanto entonces como hoy en día de lo que más se habla es de supuestos monstruos (tabúes, sujetos estigmatizados) y que lo más difícil de hallar es precisamente un pueblo bien y sabiamente gobernado.


(*) Recibí algunos comentarios acerca de que el original seguramente estaba en latín y creo que sí, lo fue, pero no sé latín. Encontré el texto en latín en:

Y dice:
"His enim de rebus & nos auidissime rogabamus, & ille libentissime disserebat, omissa interim inquisitione monstrorum, quibus nihil est minus nouum.

Nam Scyllas & Celenos rapaces, & Lestrigonas populiuoros, atque eiuscemodi immania portenta, nusquam fere non inuenias, at sane ac sapienter institutos ciues haud reperias ubilibet.
"

Sigo sin entender qué dice pero para quien sea conocedor de esta lengua, podrá sacar sus conclusiones.

También me comentó que Tomás Moro trata una crítica a la Reforma en sus referencias.



Buenos días.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email