lunes, 13 de abril de 2015

Nacionalismo. Patriotismo. Chovinismo.

Creo que ya escribí sobre esto pero no puedo volver a volver a volver a volver sobre el tema.

¿Qué es el patriotismo? ¿Un niño puede ser patriota?

¿Qué es la patria?

¿Podemos defender incondicionalmente a nuestro país aún cuando esté este invadiendo a otros países?

¿Podemos creer las excusas de los gobiernos para justificar invasiones, por ejemplo?

¿Cómo hacer para saber si estamos siendo manipulados y que, las amenazas que dicen que estamos sufriendo no son tales?

Una persona nace y no es consciente (en el mejor de los casos) hasta su adultez de qué es el territorio, qué es la patria, qué es el estado, qué es el gobierno y qué es un país. Algunas personas no llegan a hacerse una pregunta relativa a estos temas jamás. Les crearon un deber casi moral acerca del patriotismo, un cuadro de fútbol y algún prócer o no tanto... y ciegamente repiten "... hasta la muerte".

Una persona crece y su vida transcurre en la mayoría de los casos, bajo distintos gobiernos, republicanos de distinto signo (conservadores, liberales, social demócratas, más a la derecha, más a la izquierda), dictaduras (militares) o monarquías constitucionales o no tanto, no sé, pero en general los gobiernos cambian. Y según el gobierno cambian muchas cosas, qué industria se favorece, la política con la inmigración, con las mujeres, con los pobres, con la pequeña industria, con la naturaleza, con la pesca, con la minería, con la energía, con la ciencia, con las corporaciones, con la misma política, con la libertad, con la educación, con..., con..., con. El país es distinto hacia adentro y hacia afuera con los cambios de gobierno. Muchos, en medio de la ceguera, cambian de creencias como de ropa interior.

¿Qué es entonces ser patriota? ¿Defender las banderas que levanta un gobierno? ¿Todos los gobiernos? ¿Todos? En el caso de Argentina, ¿las banderas ideológicas defendidas por Illia, Perón, Videla, Galtieri, Alfonsín, Menem, Kirchner por citar algunos? ¿Qué es lo que amamos y defendemos hasta morir cuando somos patriotas?

¿La tierra?

¿Realmente estamos amenazados por alguien? ¿Lo hemos estado alguna vez? En Argentina, por ejemplo, ¿quién nos amenaza? ¿Nos amenazan algunas hectáreas en la frontera? ¿De quiénes son esas hectáreas amenazadas? ¿Mías? ¿Tuyas? ¿Del estado? ¿De algún propietario inglés? ¿De alguna corporación?

¿La gente?

¿Quiénes? ¿Los QOM? ¿Los kollas? ¿Los ranqueles? ¿Los mapuches? ¿Los mestizos productos de violaciones y abusos a lo largo de las generaciones? ¿Los descencientes de tercera, cuarta y quinta generación de inmigrantes? ¿Los nuevos inmigrantes? ¿Por la gente que despreciamos una y otra vez, relegándolos, maltratándolos, exterminándolos, negándolos? ¿O por los distinguidos, educados, sofisticados, blancos, esbeltos, prolijos que tienen muchas casonas y viven sin fronteras y no extrañarían demasiado la patria si tuvieran que exiliarse en Miami, Roma, París o Dubai? ¿Los descendientes de las familias patricias? ¿Esa gente que miramos con admiración bobalicona?

¿Los mitos?

¿Gardel, Mercedes Sosa, Facundo Cabral, el Indio Solari? ¿Yrigoyen, Alem, Lisandro de la Torre, Alfredo Palacios, Perón, Evita, Alfonsín, el Papa Francisco? ¿Los legendarios premios Nobel, los generales de la Historia? ¿Borges, José Hernández, Sábato, Cortázar? ¿El tango, el bolígrafo, las huellas digitales, el colectivo, el alfajor y el dulce de leche? ¿Por las carnes argentinas? ¿Los cueros? ¿El trigo, el granero del mundo? ¿El ingenio? ¿La viveza criolla? ¿Por las copas mundiales de fútbol? ¿Por Vilas, Clerc, Sabatini, Fangio, Gálvez, Reutemann, los Pumas, las Leonas, Roberto de Vicenzo, Del Potro, Nalbandian, Ginobili, Maradona, Messi? ¿Tantos otros?

¿Por los cuatro climas?

¿La riqueza mineral, pesquera, agropecuaria? ¿Por el agua dulce? ¿Los lagos del sur? ¿Los glaciares, el Aconcagua, las sierras, los esteros y las playas? ¿Por el acuífero Guaraní? ¿La Puna, la Quebrada de Humahuaca, el monte y las praderas, las lagunas y los ríos?

¿Son... nuestros? ¿De veras?


¿Los próceres?

¿Vistos como santos o como demonios, según quien escribe la historia (Sarmiento, Rosas, Facundo Quiroga, Urquiza, Dorrego y Lavalle, Belgrano, San Martín, etc), pero nunca como hombres y mujeres con sus miedos, sus agachadas, sus errores, sus ingenuidades, sus malevolencias y sus contradicciones?

¿Por la bandera?

Una tela. ¿Que representa qué? ¿Las grandes extensiones de tierra de los terratenientes? ¿Las grandes plantaciones de las corporaciones o la oligarquía rural que ha explotado a los pobres y expropiado a los nativos históricamente una y otra vez, con mayor o menor anuencia de los sucesivos gobiernos? ¿Que representa las grandes batallas, exagerados los triunfos y minimizadas las derrotas, en las que murieron pobres, mestizos?

¿Por la historia? ¿No la de ahora, sino la gloriosa historia del Siglo XIX, total no queda nadie vivo y lo escrito nadie lo lee? ¿Contada a inspiración y conveniencia de aquellos con medios para hacer circular sus versiones y financiar emotivas insignias, cuadros, monumentos, eventos conmemorativos e inflamar los pechos de sentimientos inexplicables?

¿Qué es la patria?

¿Todo eso? ¡No jodan! Si alguien me dice que da la vida por los cuatro climas o los ranqueles, por el Uranio o el girasol, viviendo en el corazón de Buenos Aires, o en una sierra de Córdoba (salvo que tenga Uranio), en Mar del Plata o en Posadas ya mismo le pido que entregue su vida como demostración y emblema para todos los patriotas.

Ante una invasión real, ante la inminencia del dolor y del sufrimiento de mi familia, amigos y vecinos, los sentimientos podrían generar una resisitencia en gran parte de la población (ni siquiera toda). Por solidaridad con los pueblos sometidos a la injusticia y los atropellos, en los espíritus más generosos. Y eso qué tiene que ver con la historia o las fronteras, con un gobierno o un tipo de organización.

¿Qué es ser argentino (chileno, uruguayo, colombiano, mexicano, italiano, rumano, japones, indio, chino, tibetano o ucraniano? ¿Qué significa? ¿Es mejor ser argentino? ¿Es ser qom, kolla, ranquel o mapuche? ¿Es ser mestizo? ¿Es descender de una familia patricia? ¿Es ser propietario de montones de hectáreas, tener vacas o negociar con las transnacionales los recursos naturales del territorio?

¿Qué es ser argentino?

¿Es mejor que ser paraguayo o serbio?

¿Es peor que ser francés o estadounidense?

La vida, el dolor, el goce, el festejo, el encuentro, ¿qué tienen que ver con las banderas? ¿Qué tienen que ver con los límites y los estados que alguna vez se convinieron?

Nos morimos. Desde que nacemos nos morimos. Es nuestro destino común y perdemos las horas que deberíamos comulgar con la maravilla de nuestro planeta en discutir banalidades en vez de celebrar y disfrutar cada instante vivos.

Yo, no firmé ningún contrato social.

Yo no estoy de acuerdo con mantener una clase política parásita que se entretiene en inventarme pasiones inútiles como la creación de un mítico prócer.

Que por otro lado hace lo que se le canta y le conviene a ella a expensas mías y de todos los demás.

Yo no estoy de acuerdo con que la organización política del país que habito sea la más conveniente para la diversidad de pueblos que viven en el territorio que una serie de papeles que los identifica como un único país.

Yo me conmuevo con el dolor y el sufrimiento, el sometimiento y la frustración, la enfermedad, la decepción de las personas cualesquiera que sean y sea cual fuere su procedencia. Me conduelo. Y me emocionan los triunfos cotidianos, los nacimientos, las celebraciones colectivas, con cualquier excusa, siempre que sirva a la unión de las personas. Me conmuevo con un cielo estrellado, con las luciérnagas y con los árboles brotando en primavera o con sólo mirar la luna.

¿La historia común?

¿Qué historia? ¿Contada por quién? ¿La historia cómplice de los perpetradores del dolor de qué sectores sociales? ¿Qué nación? ¿Una ficción dibujada en mapas?

Que no se malinterprete. Me importan los habitantes de cada región por ser habitantes, por habitar, por desarrollar su vida física y sus sueños en relación a un territorio próximo, que me lo pone cerca. No por las ficciones, fantasías y pasiones inventadas que los efervorizan.

Buenas noches.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

2 comentarios:

Leonor Mauvecin dijo...

Me gustó tu comentario y estoy de acuerdo con muchos de tus conceptos y recuerdo la frese de Borges que dice; cunado se acaben los límites comenzará la paz

gadsy dijo...

Muchas gracias, Leonor.

El top ten de siempre

Seguir por email