martes, 1 de febrero de 2011

Notas para mí

En el principio era el caos. Y nada cambió desde entonces. Nuestra aspiración al orden es pura pretensión y arrogancia. Una vocación a ir en contra de nosotros mismos y destruir aquello que es natural e irrenunciable. Así pasamos toda la vida tratando de convertirnos en otra cosa.
La realidad es caótica, no hay un orden en las relaciones, en los sentimientos, en la forma de razonar, en la evolución de la historia, ni en la de los primates.
Nuestro afán de abarcar la realidad hace que hagamos modelos, simplifiquemos y de buena gana ignoremos aquellos aspectos que atacan nuestra aspiración al orden. Y nos creemos nuestro propio mito.
Y así decimos "abajo es como es arriba", nos ponemos bajo el ala más o menos cálida y hedionda de los dioses, luego nos ponemos encima de la creación e imponemos de este modo nuestra imperfecta e inestable noción de orden al resto de la Naturaleza.
Y la Naturaleza hace la suya.
Qué bichos más jodidos que somos.


Buenos días


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email