viernes, 29 de enero de 2016

El nuevo dilema.

El dilema hoy es ¿desconsumir, hacer boicot a la prevalencia del mercado, resistencia a ser rehenes del consumo a costa de desinformarse y no saber cuáles son las nuevas estrategias de penetración y vaciamiento social?

El consumo no es sólo comprar los bienes de la subsistencia y del placer. El consumo es además las elecciones de información y conocimiento, de esparcimiento, de arte. El vaciamiento hoy no es tanto el cercamiento a la subsistencia, hoy la Economía puede conceder eso. El vaciamiento hoy es intelectual y emocional. Vaciar para vender con qué llenar.

Los progresos que el arte y la filosofía hicieron en los caminos del conocimiento de las personas y las sociedades deben ser olvidados y para eso es menester llenar los tiempos del ocio, del descanso y el esparcimiento con emociones exacerbadas sobre estupideces, ocupar ese tiempo, que podría peligrosamente ser del encuentro y de la apropiación de los espacios sociales, atando a las personas a sillones y butacas, o a la búsqueda del cuerpo perfecto sin el que el sexo queda relegado a mera fantasía. También es necesario infantilizar a la sociedad sometiéndola a trabajos inútiles como forma de disciplinamiento: tarde o temprano las personas sienten el sabor amargo de estar vendiendo su tiempo demasiado barato, en labores con escaso o nulo sentido que las hastían.

El dilema es aún más profundo.

¿Crear desarrollo con una mirada social sin prevalencia económica y mostrar las cartas a los equipos de las corporaciones, que bien pagas aplican las mejores horas del día, trabajando en ocupar el terreno que había recuperado la consciencia social y elaborando tácticas para el vaciamiento de las cabezas y los espíritus?

Mientras las personas que se resisten a dejarse mercantilizar en todos los espacios de la vida individual y social, en las pocas horas que roban al descanso, a sus familias, luego de trabajar para el mercado, hacen pequeños esfuerzos estos son fagocitados por la misma extorsión del desempleo.

Entonces, ¿desconsumir y salir a ocupar los espacios sociales a riesgo de no saber qué nuevas ideas prosperan en el vaciamiento de la sociedad?

Desde un enfoque individualista no hay casi riesgo, pero sí en la dimensión social. Las grandes conquistas sociales, que se ven en lo laboral (y en gran parte se han perdido y no se han recuperado) y en servicios sociales, como el cuidado de la salud y la difusión y acceso al conocimiento, se pierden en manos de la comodidad individual.

(Hace poco le indiqué a alguien que tiene una niña que padece una enfermedad cruel, si le interesaba firmar una petición por una ley que ampliaba la cobertura para personas que padecen el mismo mal y me respondió que no, que esa ley le daría menos beneficios que los que tenía actualmente con su obra social. O sea, la dimensión social ampliada, el piso asegurado para todxs, no interesaba.)

El negocio de las corporaciones es apropiarse de los espacios físicos y de actividad (de ocio, de trabajo, de encuentro social) para colocar sus productos. Todo espacio es un nicho, una oportunidad de negocios. Recuperar esos espacios equivale a abocarse a generar recursos mediante más trabajo para recomprarlos.

Trabajamos para irnos de vacaciones, para ir al cine, salir a cenar, pagar el gimnasio, hacer un curso, comprarnos ropa, o el celular, para estar comunicados e incomunicados a la vez, para comer delicias y deshacer sus consecuencias en nuestra salud y en nuestro cuerpo y para comprar tiempo extra, o al menos para no ver su paso y engañarnos pensando que somos más jóvenes y aún tenemos mucho tiempo para patear el tablero.

Y trabajamos cada vez más para recomprar los espacios que el mercado nos malvende a cambio de más puestos laborales, más fuerza de trabajo cautiva.

Buenas tardes.



DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo. IMPORTANTE: La UE exige colocar un aviso si usamos cookies. YO no uso. No me interesa identificarte, acordarme de vos, ni necesito ningún dato tuyo. PERO ES POSIBLE QUE BLOGGER SÍ LO HAGA o alguna componente de terceros (que si tengo no recuerdo). Blogger delega la responsabilidad en lxs bloggerxs. Personalmente no tengo idea si mi blog lo hace. Considerá que sí y listo. ¡AVISADX!

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email