jueves, 6 de febrero de 2014

Cuestión de escala.

Hoy leía una noticia de Estados Unidos:

USA: McDonald’s o Walmart reciben subsidios públicos millonarios:
http://elmilicianocnt-aitchiclana.blogspot.com.es/2014/02/usa-mcdonalds-o-walmart-reciben.html



Bueno, así cualquiera prospera. En Argentina le pagamos la deuda a Arcor (entre otras).

Es el problema de favorecer el crecimiento desmedido. Como digo siempre, es un problema de ESCALA. Yo no confío en las organizaciones demasiado grandes. Nada crece tanto naturalmente.

Cuando las sociedades favorecen estos crecimientos (vía sus representantes que toman decisiones por su cuenta, pues el pueblo gobierna a través de sus representantes en las democracias representativas) favorecen SIMULTÁNEAMENTE la acumulación de poder en mano de estas organizaciones (en este caso comerciales e industriales).

Mucho poder. Económico, financiero y también extorsivo.

Porque una vez que el salario de miles de familias dependen de estas grandes organizaciones, las sociedades se convierten en rehenes de estos monstruos que las mismas sociedades abonaron. Con los estados es otra cosa, porque la sociedad es una de las tantas presiones que "reciben" pero sobre todo "ejercen". También los retornos, las connivencias, el tráfico de influencias, los negocios compartidos, los funcionarios que son colocados por los consorcios de empresas, los funcionarios comprados con lujo y status y las organizaciones mafiosas dentro o satélites de ellas.

Estas organizaciones económicas se convierten en cánceres: crecen como cánceres, se difunden como cánceres y fagocitan a organizaciones menores como cánceres... PERO... como proveen de un supuesto bienestar, aumentando la capacidad de consumo de las familias, una supuesta "seguridad" y unas dudosas "garantías" de condiciones laborales, medioambientales y demás, las sociedades miran para el costado.

¿Pero cómo crecen estas organizaciones?: políticas públicas (beneficios impositivos, devolución de impuestos, subsidios, tasas subsidiadas, fondos estatales para investigación y desarrollo), estatización de deudas, legislación específica para ellos, negocios con el estado (licitaciones, auspicios, financiamiento de campañas), desgravación de dividendos en el mercado financiero, intervención en las políticas monetarias a través de las cámaras, beneficios para importar o exportar según como sople el viento, vista gorda al trabajo esclavo o de menores, o a la contaminación, o al trabajo en negro... etc, etc. Si la torta no es grande no atraen inversores, ni ejecutivos Premium.

¿Y de dónde sale la plata para los subsidios, devolución de impuestos, desgravaciones, etc? De los impuestos que los habitantes, trabajadores en negro, en blanco e independientes no podemos evitar pagar (unos más, otros menos).

Y además, no me vengan con el verso de la eficiencia. Cualquiera que haya trabajado en una empresa grande sabe cómo se tira la plata, cuánta gente extra hace falta para hacer el trabajo de una sola persona, cuánta plata se gasta en burocracia interna, en presentaciones y reuniones para negociar el poder al interior de la organización. Porque todo lo que es grande implican gran poder y el poder no sólo se disputa afuera, también se disputa adentro. Se, se, la curva de costos fijos y variables y la escala en la función de producción. Muy linda la teoría.

Favorecer el crecimiento, abonar el crecimiento de organizaciones de cualquier tipo, conduce a estas situaciones extorsivas.

Ya se vio cómo en el 2008 todo el mundo salió a rescatar, salvar a esas grandes organizaciones, inescrupulosas, codiciosas. ¿Y cómo? Permitiendo que crezcan otras: las "buenas". Así, fagocitando las favorecidas, las "bien miradas", a las díscolas "responsables" de la crisis se cambió algo para que nada, en el fondo, cambie. O sea, desviando la mirada, transformando en "salvadores" a los futuros extorsionadores de la sociedad, que serán rescatadas o fagocitadas, como corresponde. O sea, matar a Neo para que muera Smith, total el Oráculo y el Cerrajero, nunca desaparecen.

Como siempre, bah.

Y en todo el mundo, no hay país que se salve.
 
Buenos días.
 DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email