miércoles, 23 de marzo de 2011

Las mejores horas de nuestras vidas I

Las mejores horas, a los fines de este post, son aquellas que corresponden a los años de la juventud y adultez, cuando se está en pleno o semipleno uso de nuestras posibilidades físicas, intelectuales, en el auge de nuestra capacidad de decisión, cuando somos medianamente libres de ir y venir, de elegir con quien estar, y qué hacer con el tiempo propio.

Antes de los 18 (por poner una edad de corte, que podría ser otra), estamos aún bajo una importante influencia de nuestros mayores (padres, maestros, parientes, vecinos, médicos, etc), y después de los 65 (por poner alguna edad también), en promedio experimentamos deterioros en la salud, la voluntad, volvemos a depender crecientemente de otros adultos, aumenta la vulnerabilidad, por ejemplo.

De bebés y durante la niñez dormimos en promedio, bastante más de 8 horas. Y las horas de sueño disminuyen a medida que nos convertimos en adultos. Yo diría que dormimos menos (en promedio por semana) mientras estudiamos en la facultad que en la adolescencia, cuando se recupera sueño perdido por salidas. Se recuperan horas de sueño cuando los hijos crecen y se vuelven a perder llegando a la ancianidad, disminuyendo progresivamente.

Por eso, sólo por tomar algún número, tomaré como las mejores horas de nuestra vida, a aquellas que van entre los 18 y los 65 años y consideraré un promedio de 8 horas de sueño (cuando descubrimos que no nos da el tiempo, es de este stock de horas del que echamos mano en primera instancia).

Creo que no me alejo mucho en estos números si suponemos que una vida promedio es de 80 años, y contamos con 365 días al año.

Supongamos que en promedio también, trabajamos desde los 18 años hasta los 65 años (algunos más, otros, menos) y que nuestros trabajos nos ocupan 5 días a la semana y 8 horas por día. No ignoro que hay muchísimos empleos que nos ocupan 45 horas semanales oficialmente y tal vez hasta 65 horas semanales como un número bastante frecuente y fácil de hallar en la realidad (he militado en esas lides).

Pero sólo a los efectos del cálculo supongamos que son semanas de 5 días y 8 horas laborales estrictas y que permanecemos en el mismo trabajo durante toda la vida, con lo cual nuestros días de vacaciones aumentan hasta alcanzar los 35 días CORRIDOS como dice nuestra ley de contrato de trabajo (Argentina, Ley 20744, conocida como LCT). También aquí ignoremos los convenios que alteran estos números.

También supongamos que entre licencias por matrimonio, maternidad y otras, usamos 20 días adicionales. Y que nos enfermamos 3 veces al año. También asumamos que tenemos 10 feriados al año (algunos caerán en las vacaciones, otros no y se compensarán con los días por enfermedad o licencias por examen, etc).

Empecemos con la aritmética.

Si trabajamos entre los 18 y los 65 años son aproximadamente 48 años de vida laboral activa.
Si nos basamos en la Ley de Contrato de Trabajo de Argentina, tenemos 1025 días de vacaciones (en realidad 1435, pero son 1025 descontando los fines de semana, para llevar a las mismas unidades que la semana laboral de 5 días hábiles). Los fines de semana van descontados aparte.
Entre Feriados, enfermedad y licencias, tenemos otros 644 días.
Esto hace que las horas de trabajo NETO totalicen un 18,51% de nuestras horas de vigilia (despiertos) de toda nuestra vida desde que nacemos hasta que morimos y un 30.85% de nuestras horas de vigilia durante la vida laboral activa (18-65 años).

La tercera parte POR LO BAJO de nuestros mejores años, los vendemos a nuestros empleadores. Yo creo que hoy en día, es como MÍNIMO un 40 % de nuestras mejores horas que malvendemos a nuestros empleadores.

¿Vale la pena o no, replantearse qué es lo que hacemos con esas horas?

¿Vale la pena o no, que nos detengamos a pensar en cómo aprovechamos el 40% de la vigilia de nuestra juventud y adultez, cuando estamos más lúcidos y nuestro cuerpo tiene mayor vigor, resistencia y belleza?

No olvidemos que, descontando el 30% que ocupamos en dormir (en promedio, contando recuperaciones "dormilonas", y demás), nos queda un 30% en donde debemos hacer todo lo demás:
cocinar, comer, viajar hasta y desde nuestro trabajo, el aseo personal, de la casa y la ropa, ir al médico, algunos trámites. ¡Viajes de trabajo! ¡Salidas de negocios!

¿Cuánto queda para los afectos, para disfrutar de una conversación sin presiones y sin hacer alguna otra cosa simultáneamente para "aprovechar el tiempo"? ¿Cuánto queda para el ocio, tanto creativo como de descanso?

Las cuentas detalladas para quien desee consultarlas o comentarlas están en esta planilla.

Quiero aclarar que este número es un promedio, yo no duermo 8 horas, dedico muchísimo tiempo al estudio, tengo más de un trabajo y durante años trabajé un mínimo de 10 horas con picos de 14 horas repetidamente. Y mucho más durante mis 3 años como maestra de música. Por eso digo, que para un "laburante" estándar es un "promedio" mezquino.

En otros posts, y continuando con el tema del Trabajo (pero por ahora suspendo el subtema "El trabajo como valor" que retomaré luego de este paréntesis), vamos a ver qué estamos haciendo con nuestro tiempo.

Buenos días.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.
Contadores Gratis

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email