lunes, 23 de junio de 2014

Kessler y las trayectorias delincuentes.

Este post va de copia nomás.

Buscando otra cosa, medio de memoria... de mala memoria... que buscando algo de Educación de un apellido encontré esto:

Gabriel KESSLER
Doctor en Sociología
-Ecole des Hautes Etudes en Sciences Sociales, Paris
Profesor Universidad Nacional de General Sarmiento
-Area de Sociología y UdeSA
-Maestría en Administración y Política Pública. Investigador del CONICET.

TRAYECTORIAS ESCOLARES DE JÓVENES QUE COMETIERON DELITOS CONTRA LA PROPIEDAD CON USO DE VIOLENCIA

2004 (hace 10 años)

"Estábamos en plena emergencia de la preocupación por la seguridad y el modo de análisis del momento se basaba en errores sociológicos fuertes, en particular sobre la delincuencia juvenil. Como mencionaba anteriormente, el primer error sociológico importante que me parecía central, era el fuerte énfasis que se hacía en la idea de la “mano dura” como solución a los problemas de seguridad. En la base de este razonamiento, está la experiencia norteamericana y la propaganda que se hace sobre ella en la ciudad de Nueva York y la idea de la tolerancia cero. En realidad, cuando uno analiza los estudios norteamericanos de los años ’90 sobre cómo o por qué desciende el delito, ve que la situación es mucho más compleja. Hay una serie de factores que no tienen nada que ver con el aumento de la represión y de la prevención policial: son cuestiones demográficas, sociales, educativas. Por ejemplo, hay estudios que realizan un análisis de la legalización del aborto en los años ’70 y observan el impacto que esto tiene en una disminución de la tasa delictiva.


Al mismo tiempo acá había también un interés político. La política basada en la “mano dura” tiene algunas implicancias políticas muy cuestionables. or otro lado, había en los años ’80 y ’90, una serie de investigaciones, sobre todo en Estados Unidos e Inglaterra, acerca de la trayectoria delictiva de los jóvenes, que cuestionaban casi todas las teorías criminológicas existentes hasta el momento.
 

Éstas contradicen algo que hay en común en muchas teorías criminológicas de distinto tipo: la idea de una especie de aprendizaje por el cual un joven que comienza a realizar determinadas actividades ilegales, determinados delitos, con el tiempo se encamina hacia una especie de espiral que va amplificando su inserción en el delito. Esto supone una entrada en determinadas subculturas delictivas que, cuanto más tiempo pasa, lleva a que sea más difícil abandonar esa suerte de “carrera”. Es decir, la idea que aparece en el sentido común de “el joven
perdido”, es la idea de que si un joven empieza a realizar acciones delictivas es muy difícil que con el tiempo la abandone. Esto aparece tanto en las teorías del control social, como en la teoría del etiquetamiento de Howard Becker.
 

Sin embargo, lo que muestran estudios longitudinales realizados en
Inglaterra y en Estados Unidos, donde se realizaron dos trabajos que siguieron durante muchos años grandes cohortes de jóvenes, es exactamente lo contrario.
 

Éstos coinciden en que hay una edad pico en la adolescencia
en la que muchos jóvenes realizan pocas actividades delictivas y en forma grupal, y que sólo una parte ínfima de estos jóvenes son los que en la adultez entablan una carrera delictiva. Esto para mí tiene consecuencias muy fuertes a nivel de las políticas públicas y de la manera de pensar el delito."


Buenas noches.


DELIMITACIÓN DE RESPONSABILIDAD: Todas las afirmaciones de este blog son libres interpretaciones mías, sujetas a posibles, abruptos y arbitrarios cambios de opinión sin aviso previo.

No hay comentarios.:

El top ten de siempre

Seguir por email